Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

barcos chinos en galapagos

FRANCISCO GARZÓN VALAREZO

En Jambelí el mar está rabioso. Llegan imperiales los tumbos encrespados y sucios a bravear en la playa vacía. Más allá, en la lejanía, solo el ojo sagaz puede ver que las olas bobas se levantan más de lo normal. Pasan unos momentos. Parece que el mar se ha calmado, pero solo está tomando brío para atacar con más iras a la plácida ribera.

Las aves marinas con sus chirridos desafinados también parecen reprochar algo.

¿Será que se ha enterado que 300 barcos chinos les están robando la vida?

A mediados de octubre del 2012, con los habituales artilugios publicitarios del gobierno de Correa, se alababan las bondades y se festejaba con estridencia la adhesión del Ecuador a la CONVEMAR. Desde la izquierda revolucionaria, en foros, debates, en la Asamblea Nacional los legisladores del MPD, Jorge Escala, Francisco Ulloa y Linder Altafuya hicieron escuchar los motivos para resistir a esa traición a la patria. El Poder hizo mofa de sus argumentos: “Los del MPD dicen que vamos a perder las Galápagos”, y reían. Reían con esa risa chusca de los que no tienen argumentos y solo les queda el cinismo de su ignorancia criminal.

Gobiernos anteriores, de la “partidocracia” pretendieron firmar la Convemar, pero no tuvieron la máquina publicitaria ni el control de la institución estatal que logró Correa para traicionar a la patria con la firma de este acuerdo que, como detalle curioso es propiciado por los EE. UU., pero que ellos no han firmado ni firmarán nunca.

Ningún gobierno que tenga la riqueza marina que tiene el Ecuador legalizaría con su firma la entrega de sus recursos para que lo explote otra nación con más tecnología. Eso es lo que hizo Ecuador al firmar la Convemar.

A las pocas horas de conocida la noticia de la captura del barco chino, la National Geographic por medio de la periodista  Rachael Bale publicó un reportaje donde resalta que el valiente de esta película es el español Pelayo Salinas, un ecologista que trabaja en la Fundación Charles Darwin y fue más allá de sus tareas cuando logró, con apoyo de la marina, la captura del buque.

¿Llamará el gobierno a Pelayo para condecorarlo así como lo hizo con Juan Pablo Pozo?

Por más de 15 años los tiburones, atunes, rayas y otras variedades prosperan con éxito en la reserva marina de Galápagos y generan millones de dólares por turismo. En el informe “Mares Cristalinos” de la National Geographic de hace dos años, cuatro científicos afirman que un tiburón vivo en las Galápagos tiene un valor anual de $ 36.000

La Convemar puso en riesgo todo esto. Y así como hoy existen barcos chinos, japoneses, daneses y de otras potencias asaltando nuestra riqueza, mañana los encontraremos instalando plataformas petroleras, buscando minerales, montando bases militares, todo esto, gracias al desastre que propicio la “década ganada” y que deriva en otra razón para enjuiciar a estos hampones por el delito de traición a la patria. 

  

0
0
0
s2smodern

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Portada

O opcion

Opción en tu e-mail

Sé parte de nuestra red, suscríbete al boletín electrónico para que recibas en tu e-mail las noticias al día.

Encuéntranos en Facebook

Síguenos en Twitter

Páginas amigas

ecuadorlibrered

kaos

inredh

cedhu 

 en marcha

conaie

tegantai

linea de fuego

 

opciontodos

Acerca de Nosotros

 

OPCIÓN es un periódico que circula a nivel nacional cada quince días. Se editó por primera vez el 21 de enero del 2001. Tiene una línea editorial que se identifica con los sectores populares y movimientos sociales del país, por eso es un medio de comunicación alternativo; alternativo a los intereses políticos, económicos, sociales y comerciales -hegemónicos capitalistas- que guían la acción de los mass media.

JSN Megazine template designed by JoomlaShine.com