Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

calidad educativa

La Facultad de Filosofía, Letras y Ciencias de la Educación de la Universidad Central en conmemoración a sus 89 años de vida institucional realizó el conversatorio denominado: Crisis del modelo educativo de la Revolución Ciudadana, en el que participaron como panelistas el Dr. Milton Luna, académico y coordinador de Contrato Social por la Educación y el Dr. Juan Durán, docente de Psicología educativa.

La bienvenida fue a cargo de la Dra. Rut Páez, decana de la facultad, quien sostuvo que este tipo de eventos permite que los estudiantes debatan sobre las diferentes problemáticas pedagógicas y de índole social, que necesariamente corresponde realizar en la academia y más en tiempos como el que está atravesando hoy el país; “vivimos un escenario coartado de libertades y de una democracia muy cuestionada, en el cual el sector educativo tampoco se ha salvado, pero gracias al valioso aporte de los trabajos de investigación de los expositores que nos acompañan, podemos generar un espacio de análisis, reflexión y debate con los estudiantes sobre los grandes males provocados por el gobierno hacia la educación”, manifestó Páez.

Para Milton Luna, el proyecto educativo con el que arrancó Rafael Correa fue interesante, porque de alguna manera recogía años de lucha de los sectores sociales, de los maestros y estudiantes del país, sin embargo a medida que se fue acentuando el gobierno, surgieron otros planes que fueron cambiando su esencia, pues asegura que eso lo demuestran las estadísticas.

“La matrícula universitaria bruta arrancó con alrededor del 33% en el 2007, al 2011 sube al 42%, pero lo que no dice el gobierno es que para el 2014 retrocede al 29%; es decir un índice menor con el que inició. Lo que tampoco dice es por qué hasta el 2015 el 40% de estudiantes en el país desertaron de sus estudios de bachillerato” explica el activista en la defensa de los derechos de la educación.

Según este académico las políticas públicas aplicadas por el gobierno asentaron un modelo educativo neoliberal, excluyente y elitista, prueba de ello son las evaluaciones del ENES aplicadas a los estudiantes para que -entre comillas- accedan a la universidad solo los más inteligentes, pero menciona, que en la práctica lo único que sucedió es que se paguen cursos para que los estudiantes aprendan a memorizar respuestas.

Por ejemplo trasladar a estudios sociales estas pruebas de opción múltiple, indica Luna, significa matar el pensamiento crítico y crea un cúmulo de personas que no piensen, que no reflexionen, que no critiquen y que obedezcan. Modelo al que además lo califica como una muestra de la modernización del capitalismo de la manera más arbitraria y atropellada, en donde difícilmente se beneficia el conjunto de la población, entonces se pregunta ¿De qué revolución estamos hablando?

El cambio de planes, los gastos en asesorías a consultores españoles, chilenos, argentinos, colombianos y otros, dice Luna, solo ha significado gasto excesivo de dinero a cambio de: un Bachillerato General Unificado (BGU) improvisado; una prueba estandarizada al estilo del neoliberalismo; y sobre todo cercaron las voces críticas, disolvieron e ilegalizaron a la Unión Nacional de Educadores (UNE), silenciaron la voz de los estudiantes -es lo que sucedió con los jóvenes de los colegios: Central Técnico, Montufar y Mejía-, la evidencia viva es el caso del estudiante Édison Cosíos, quien fue reprimido por los policías y hoy se encuentra en estado vegetal.

“En fin, es un modelo educativo de derroche, bala, imposición y represión, sin embargo, estos datos deberían servirnos a todos para reflexionar esta realidad y crear conciencia de lo que ha sucedido. Quizá solo trabajando conjuntamente los programas del sistema educativo podremos recuperar el alma mater del Ecuador, que es el pensamiento crítico”, manifiesta el activista Luna.

“La Revolución Ciudadana nos ha querido reducir a la relación de los títeres y los titiriteros, entre los que mandan y los que obedecen, pero los seres humanos no somos codificables, no aceptamos que nos traten como cosas, porque somos gente que tenemos conciencia y en esa perspectiva queremos cambiar las cosas chuecas del mundo, señala el investigador Juan Durán.

Para este docente, el poder analizar la educación influenciada por este gobierno le permite revelar las contradicciones más fundamentales que se manifiestan internamente en las aulas universitarias, en los colegios y en las escuelas; pero no solo para quedarse en la crítica, sino para levantar campamentos de libertad en aulas y oficinas que no escuchan las voces críticas y en los documentos que se niegan a escribir esos pensamientos. “Cuando se genera el espacio para que los jóvenes aprendan a cambiar las cosas no solo luchamos contra el correísmo, sino también con la ideología del mercado que pretende crear sus recetas de felicidad con pragmatismo e individualismo a la brava”, indica.

Para cuestionar el modelo educativo en la Revolución Ciudadana, Durán ha divido este proceso en los siguientes términos: ideológico-político, pedagógico-académico y organizativo gerencial.

Ideológico-político

El hecho de modernizar y garantizar la civilización de la codicia, que capacita históricamente a dejar a los campesinos sin tierra, a los jóvenes sin juventud, a los niños sin inocencia y a los ancianos sin su jubilación; es decir crea sociedades objeto cuyo centro de decisión no se encuentra en su ser, sino que está hecho para otros y vive para otros. A pesar de los cambios educativos que se han hecho nuestra sociedad sigue siendo sirvienta de Europa y de Norteamérica, eso significa un neocolonialismo descarado que se ha apropia de nuestros recursos y saberes para dejarnos sin voz y formar un hombre útil adecuado al sistema, en donde priman más los saberes útiles que los saberes humanísticos.

Pedagógico-académico

En este modelo fabril de la educación los docentes y estudiantes están sujetados a hacer cosas intrascendentes para mantenerles ocupados: participar en comisiones, hacer informes, presentar evidencias, seguir cursos de maestría y una serie de situaciones que si bien algunas son necesarias, otras caen en el plano burocrático.

Las pruebas ENES logran transformar el fracaso académico en fracaso personal, de tal manera que los estudiantes se culpen a sí mismos por los fracasos que van teniendo en la vida académica, sin tomar en cuenta la sociedad injusta, las pésimas condiciones de vida, la discriminación geográfica, de tal manera que resulta más fácil culparles que culparse de la crisis educativa. El objetivo: formar un hombre pasivo, acrítico, dependiente, inseguro de sí mismo y que es capaz de adaptarse al sistema sin cambiar aspectos sustanciales.

Organizativo-gerencial

Este proyecto educativo ha montado un sistema de leyes a través de los aparatos de control que pretenden callar las voces de los estudiantes para que no cuestionen ni pregunten cosas peligrosas dentro de las aulas universitarias, no conozcan su propia fuerza, y mantengan la idea de que los fuertes deben estar sobre los débiles.

“A pesar de todas las trabas impuestas por el sistema correísta, la facultad de Filosofía -que se formó al calor de la lucha entre liberales y conservadores-, ha asumido la responsabilidad de hacer conciencia y lo seguirá haciendo, porque educar es un acto de valientes y no de cobardes”, sostiene finalmente este catedrático universitario.

0
0
0
s2smodern

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Portada

O opcion

Opción en tu e-mail

Sé parte de nuestra red, suscríbete al boletín electrónico para que recibas en tu e-mail las noticias al día.

Encuéntranos en Facebook

Síguenos en Twitter

Páginas amigas

ecuadorlibrered

kaos

inredh

cedhu 

 en marcha

conaie

tegantai

linea de fuego

 

opciontodos

Acerca de Nosotros

 

OPCIÓN es un periódico que circula a nivel nacional cada quince días. Se editó por primera vez el 21 de enero del 2001. Tiene una línea editorial que se identifica con los sectores populares y movimientos sociales del país, por eso es un medio de comunicación alternativo; alternativo a los intereses políticos, económicos, sociales y comerciales -hegemónicos capitalistas- que guían la acción de los mass media.

JSN Megazine template designed by JoomlaShine.com