Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

desafios movimiento social

Por Mayra Toapanta

Los resultados electorales obtenidos el pasado 2 de abril han definido el destino del Ecuador para los próximos cuatro años de la mano del binomio Moreno-Glas, realidad que nos cuesta aceptar a gran parte de la población ecuatoriana, pero que a la vez clama por la intervención del movimiento social, que en esta década no ha dejado de luchar por la defensa de los derechos que han sido arrebatados por el correísmo y que, sin lugar a duda, en este nuevo período se lo continuará haciendo con más fuerza. Las exigencias populares estarán encaminadas por un lado al cumplimiento de los ofrecimientos de campaña como la construcción de las 325 mil casas o el alza del bono de la pobreza de 50 a 150 dólares, pero además, continuarán levantando las banderas de la defensa de la estabilidad laboral, del incremento de sueldos y salarios, del libre ingreso a la universidad, por el reconocimiento y garantía de la libertad de expresión, de prensa y de organización. Es decir por un país en el que exista un libre flujo de ideas y opiniones sin retaliaciones.

“Los ofrecimientos de campaña por parte del candidato oficialista Lenín Moreno no pueden definirse más que como un baratillo de ofertas que utilizó con el fin de convencer a la gente. Planteó la creación de 40 universidades, pero si en diez años el correísmo no logró crear más de cuatro; propuso la disminución de impuestos, pero por la propia situación del país está obligado a buscar nuevos ingresos económicos, que como siempre serán descargados en las espaldas de los trabajadores”, sostiene Andrés Quishpe, presidente nacional de la Federación de Estudiantes Universitarios del Ecuador (FEUE).

“El proyecto político de la Revolución Ciudadana en estos diez años se ha caracterizado por recortar los derechos de los sectores sociales y en miras de ir enriqueciendo a ciertos monopolios nacionales e internacionales, y en esa perspectiva no le interesa ni le interesará fortalecer los derechos del movimiento social. Al contrario, el nuevo gobierno irá adoptando ajustes y medidas económicas, pues en la situación actual tenemos un país hipotecado al gobierno chino, un país que ha vendido sus recursos naturales por adelantado; es decir, un gobierno que entra endeudado hasta los dientes”, menciona.

Para este dirigente estudiantil, recuperar el libre ingreso a la universidad o el respeto a la autonomía universitaria no será dádiva del nuevo gobierno sino fruto de la presión social, por lo que señala que el mejor diálogo que pueden plantear las organizaciones sociales y estudiantiles es la unidad y la lucha mediante la movilización, pues nada se va a producir por decreto ni por voluntad gubernamental, sino que todo dependerá de lo que hagan las organizaciones sociales y en esa perspectiva tienen mucho que hacer y mucho que defender.

“En ese escenario, la reactivación del movimiento social no es fácil pero tampoco imposible, ya que existe un colectivo de organizaciones sociales que está dispuesto a continuar en la lucha, porque siempre señalamos que con cualquiera de los dos candidatos que llegue a ser dueño del gobierno, le exigiríamos desde el primer día en las calles el respecto a nuestros derechos”, indica Quishpe.

Por otro lado, manifiesta que tener esperanzas en la nueva bancada oficialista de la Asamblea Nacional es imposible, pues deberán encubrir la mayoría de leyes promulgadas de Educación como: la Ley de Agua, la Ley Orgánica de Educación Superior, la Ley Intercultural Bilingüe, la Ley Orgánica de Comunicación y otras; “entonces no sería nada raro que el comportamiento político de esa Asamblea sea más sumiso que el de ahora, ya que tendrán que cuidar estas leyes que responden a su proyecto político”, sostiene.

Iván Prado, presidente nacional de la Confederación Unitaria de Comerciantes Minoristas y Trabajadores Autónomos del Ecuador (CUCOMITAE), comenta que la actitud que tenga el nuevo gobierno la tomarán como un nuevo desafío, ya que en el gobierno correísta el futuro de los comerciantes siempre fue incierto. “Con la crisis económica la intervención en el comercio ha sido total y por eso seguiremos manejando nuestra política en defensa de nuestros derechos. Continuaremos luchando por una ley del comerciante autónomo -seguro preferencial, plan de vivienda, comedores populares, créditos blandos- que hemos impulsado desde hace tiempo, pero que ha sido archivada por el gobierno de Correa. Nuestra posición es clara: exigir que se deje de tomar al comerciante como la última rueda del coche y que tomen en cuenta que nosotros también aportamos con impuestos para sacar adelante a este país”, dice Prado.

Por su parte, Mirian Manobanda, presidenta de la Federación de Barrios de Quito (FBQ), sostiene que los moradores de los barrios exigirán de aquí en adelante el cumplimiento de los compromisos de campaña de Lenín Moreno, y no solo eso: “es necesario que se deroguen un sinnúmero de leyes que han afectado al pueblo ecuatoriano, entre ellas la liberad de organización, que mediante un decreto ejecutivo ha violentado el derecho de participación y ha dividido a las organizaciones barriales; así también exigiremos que se generen políticas que combatan la inseguridad, con la creación de fuentes de trabajo para la juventud, la generación de espacios para que nuestros jóvenes puedan ingresar a las universidades. Nuestro accionar seguirá siendo firme, la lucha de los trabajadores, de los maestros, de los estudiantes, de las mujeres, de las amas de casa, de los profesionales, está intacta, siempre estaremos defendiendo los derechos vulnerados de la población”, señala.

Según Nelson Erazo, presidente del Frente Popular, la imposición del gobierno de Alianza País de desconocer los resultados electorales y sobre todo de desconocer la voluntad del pueblo ecuatoriano que estableció que era necesario un gran cambio, cambio que signifique la posibilidad de fiscalizar el período del correísmo, la restitución de los trabajadores despedidos, la recuperación la democracia en el país y muchas necesidades más. Esta perspectiva es una realidad que obliga a seguir impulsando un proceso de unidad que signifique la lucha por la reconquista de los derechos del pueblo ecuatoriano.

“Un gobierno que durante diez años no le escuchó al pueblo ecuatoriano y que más bien profundizó sus políticas en contra de la juventud, del magisterio, que desconoció las necesidades de los trabajadores autónomos, que dejó de lado las banderas por las cuales han luchado las mujeres en este país; evidencia que es muy complicado resolver estos problemas por medio del diálogo, pues el gobierno de Rafael Correa no atendió las peticiones propuestas por la plataforma de lucha de las centrales sindicales y más bien profundizó su política antipopular en favor de las grandes transnacionales, profundizó el despojo de los territorios de los pueblos. En esa perspectiva lo que se avecina es un 1 de Mayo combativo, en el que incluso se exigirá el cumplimiento de los ofrecimientos señalados por la candidatura de Lenín Moreno”, manifiesta Erazo.

Luis Dután, dirigente de la Unión General de Trabajadores del Ecuador (UGTE), menciona que  el Frente Unitario de Trabajadores ha visto la necesidad de continuar fortaleciendo la unidad y hace un llamado a participar en un 1 de Mayo unitario del pueblo en general para demandar que  se cumplan los ofrecimientos de Moreno, “tomando en cuenta que la crisis económica que vive nuestro país es mortal -por la deuda externa, la compra de bonos al Banco Central y al Seguro Social, que son deudas que van a ser cargadas al pueblo ecuatoriano-. Continuaremos defendiendo nuestros derechos en las calles, pues solo la lucha permite conquistar mejores días”.

En el contexto actual hay que ser enfáticos en reconocer que cerca de 5 millones de ecuatorianos rechazaron las políticas implementadas por el correísmo y que la situación económica es extremadamente desfavorable, por lo cual los días que se avecinan para el país serán muy complicados; una realidad con la que concuerdan los dirigentes sociales que creen que el gobierno de Lenín Moreno no será distinto a lo que ha sido el gobierno de Rafael Correa y que por eso es necesario continuar con el proceso de unidad de los trabajadores y los pueblos del Ecuador.

0
0
0
s2smodern

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Portada

OPCION 342

Opción en tu e-mail

Sé parte de nuestra red, suscríbete al boletín electrónico para que recibas en tu e-mail las noticias al día.

Encuéntranos en Facebook

Síguenos en Twitter

Páginas amigas

ecuadorlibrered

kaos

inredh

cedhu 

 en marcha

conaie

tegantai

linea de fuego

 

opciontodos

Acerca de Nosotros

 

OPCIÓN es un periódico que circula a nivel nacional cada quince días. Se editó por primera vez el 21 de enero del 2001. Tiene una línea editorial que se identifica con los sectores populares y movimientos sociales del país, por eso es un medio de comunicación alternativo; alternativo a los intereses políticos, económicos, sociales y comerciales -hegemónicos capitalistas- que guían la acción de los mass media.

JSN Megazine template designed by JoomlaShine.com