Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

barrido corrupcion

 

Por Amparo Sigcha

El 12 de enero varios colectivos y candidatos de izquierda “barrieron la corrupción” en las afueras de la Fiscalía General del Estado. Esta acción fue bien vista por los transeúntes

de la zona, pues la corrupción es muy evidente y ensucia al pueblo ecuatoriano.

 

La “barrida de la corrupción” fue un acto simbólico, debido a la lentitud e inoperancia del Fiscal Galo Chiriboga en todos los casos en que se ha denunciado la corrupción ocasionada por gente cercana al primer mandatario.

 

Este caso no ha sido calificado como un  “error de buena voluntad” por el asesor jurídico de la Presidencia, que es quien califica las infracciones o errores de los funcionarios de gobierno y dispone su condena o su liberación. Sin embargo, con la misma suerte no corrió el ex partidario de Alianza País Cristian Viteri, que sí fue expulsado de las filas de AP por escarbar demasiado, hacerse eco de las denuncias de corrupción en Petroecuador y hablar de la lentitud del actual Fiscal.

 

Chiriboga ha sido convocado por varias ocasiones a la Comisión de Fiscalización de la Asamblea por distintos casos, sin embargo, en todas ha salido incólume y no precisamente por falta de pruebas sino por el trabajo “en equipo” que realizan los oficialistas dentro del ente legislativo para cubrir las espaldas del Fiscal y de la Presidencia.

 

Galo Chiriboga se ha convertido en el gran sepulturero de AP, pues con su lentitud ha echado tierra sobre casos en los que el país ha perdido miles de millones de dólares. Su vinculación al área petrolera, antes de la revolución ciudadana, también le dejó rabo de paja, que continúo creciendo con su paso por otras entidades estatales; el nombramiento de Fiscal gracias a su apego partidario y parentesco familiar con Correa, lograrían la confianza para realizar un trabajo bien hecho, hasta ahora, que es el de tapar la corrupción.

 

Entre los casos que no se investigaron y fueron sepultados por Chiriboga están:

 

Petrobras, Palo Azul, Repotenciación de la Refinería Esmeraldas y los contratos manejados por funcionarios, amigos de las principales autoridades del  gobierno, casos donde se han perdido miles de millones durante estos 10 años. En el caso Petrobrás, uno sus implicados, Carlos Pareja Y., fue alertado con más de 15 días sobre su detención, dándole la oportunidad de huir, sin que diera su versión de los hechos;  ahora se desconoce su paradero.

 

En este marco de denuncias de sobreprecios también se encuentran: la construcción de la Refinería del Pacífico, la denuncia contra Petrochina, la construcción de las megaobras, entre ellas las hidroeléctricas; varias organizaciones, a la cabeza la comisión Anticorrupción del Acuerdo Nacional por el Cambio, denunciaron que más del 100% habría de incremento en el costo de dichas obras, un ejemplo la hidroeléctrica de Manduriacu.

 

También están los sobreprecios en la construcción del sistema vial, y la vinculación con Fabricio Correa, hermano del presidente. El 30S, fue el primer caso por el que fueron enjuiciados Fernando Villavicencio y Cléver Jiménez, por calumnias temerarias; y por el que fueron sentenciados a 1 año de cárcel y al pago de 180 mil dólares por daño moral al Presidente de la República.

 

En el caso COFIEC, el primo de Rafael Correa, Pedro Delgado, es el más salpicado por la corrupción en la adjudicación  del préstamo de 800 mil dólares a un extranjero y sin garantías; que sirvió de pantalla pues las declaraciones del implicado señalan como responsable a P. Delgado, Francisco Endara y P. Elosegui, éste último amigo personal de Correa.

 

En el caso Panamá Papers, o Papeles de Panamá están implicados los principales funcionarios de Petroecuador, así como el propio Chiriboga por la “dudosa” compra de una casa avaluada en un millón de dólares de propiedad de un matrimonio alemán.

 

En el caso Fifagate, fue sobre las denuncias de corrupción de los máximos dirigentes del fútbol ecuatoriano, en el que gracias a las investigaciones de Estados Unidos hoy Luis Chiriboga se encuentra preso.

 

El Fiscal Chiriboga no actúo en el caso de violación a una menor, como es el de Jorge Glas Viejó, padre del segundo mandatario, en la violación y asesinato de una niña de la escuela Global, en Quito, y de la que se conoce que el dueño del centro educativo privado es allegado a la revolución ciudadana.

 

El último caso es el de Odebrecht, que se hizo público el año pasado en Brasil, y donde se conocío que se habrían corrompido en varios países de América Latina, entre ellos el Ecuador, para conseguir millonarios contratos. La Fiscalía a cargo de Galo Chiriboga no investigó a su tiempo, y en estos días, las nuevas investigaciones hechas por el Departamento de Estado de Estados Unidos que comprometen a altos funcionarios del gobierno, e irónicamente, como gran descubrimiento de la fiscalía, Chiriboga dijo que la corruptora es la compañía brasileña.

 

En este período fiscales y jueces han sido nombrados por la afinidad partidista, o por conveniencias políticas, para forjar la coartada perfecta, en todos los casos la Fiscalía General del Estado se hizo de la vista gorda ante tanta corrupción.

 

La gente se pregunta ¿Qué ha hecho la Fiscalía por el pueblo? La lista de la corrupción en todas las áreas dejan millones de ecuatorianos perjudicados; la bonanza fiscal sirvió para el derroche y el nacimiento de nuevos ricos: los de la Revolución Ciudadana.

 

Pases policiales: ¿Quién dice la verdad, Serrano o los policías?

El ex ministro del Interior, José Serrano, es otro candidato a asambleísta nacional por Alianza País Listas 35, que visita todas las provincias promocionándose como una de las mejores fichas del correísmo para mantener la revolución ciudadana junto con el binomio Moreno-Glas.

 

José Serrano el ex ministro y José Serrano el candidato son dos figuras opuestas, el uno inclemente con las quejas y pedidos de justicia de los más vulnerables (pueblos indígenas Sarayacu), verdugo sin argumento de dirigentes sociales (10 de Luluncoto, dirigentes indígenas en el levantamiento de agosto del 2015 y defensores de la naturaleza), y el otro es el hombre pequeño sonriente y amable que escucha las necesidades de la población y come en el mercado.

 

Este ex ministro, igual que otros funcionarios del gobierno, también lleva en sus hombros la marca de la injusticia y de la corrupción de estos diez años. Él como uno de los mejores aliancistas cumplió las órdenes de su majestad, reprimió a pueblos, a dirigentes, y también está involucrado en el caso de los 1300 pases de la Policía Nacional, según las grabaciones y declaraciones de los hoy detenidos.

 

El Viceministro del Interior denunció la existencia de una red organizada al interior de la institución policial que negociaba con los requerimientos de los policías y que habría recibido seis millones de dólares en el período 2014-2015. Durante el proceso judicial, se mostraron como evidencias los pedidos de más 100 funcionarios públicos, entre ellos asambleístas y la hermana de Correa, para que no fueran trasladados varios elementos de la policía.

 

Según las versiones de los policías detenidos, el teniente A. Cifuentes, que trabajaba en el despacho de la presidencia de la República, habría comentado con otro policía que los  1000 dólares que se cobraba por cada pase eran para entregar un porcentaje al entonces ministro Serrano,  y otro porcentaje para financiar las concentraciones de Alianza País. Esa versión coincide con las declaraciones de otros uniformados, que aseguran haber recibido disposiciones directas de la Dirección Nacional de Inteligencia y del Ministro de Interior para esos cobros y cómo debían ser distribuidos.

 

¿Dónde está la investigación independiente de la Fiscalía sobre este caso?, tanto el ex ministro como sus allegados están libres de toda culpa, mientras varios policías que cumplieron órdenes cumplen penas de hasta 13 años, uniformados que otrora fueron nombrados y galardonados por el presidente y otras autoridades como ejemplo de la institución, hoy están entre los más buscados.

 

El ex comandante general de Policía Fausto Tamayo, uno de los presos, se entregó  voluntariamente y en su confesión judicial señaló que: “quien recibía la disposición era el teniente Cifuentes, supuestamente por pedido del señor Presidente, de la señora Mariana Pico secretaria del Presidente, y que eran entregados al Teniente Montenegro, previa consulta al señor ministro del Interior”. ¿Entonces por qué dudar? ¿O acaso todos los policías mienten?

 

0
0
0
s2smodern

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Portada

OPCION 342

Opción en tu e-mail

Sé parte de nuestra red, suscríbete al boletín electrónico para que recibas en tu e-mail las noticias al día.

Encuéntranos en Facebook

Síguenos en Twitter

Páginas amigas

ecuadorlibrered

kaos

inredh

cedhu 

 en marcha

conaie

tegantai

linea de fuego

 

opciontodos

Acerca de Nosotros

 

OPCIÓN es un periódico que circula a nivel nacional cada quince días. Se editó por primera vez el 21 de enero del 2001. Tiene una línea editorial que se identifica con los sectores populares y movimientos sociales del país, por eso es un medio de comunicación alternativo; alternativo a los intereses políticos, económicos, sociales y comerciales -hegemónicos capitalistas- que guían la acción de los mass media.

JSN Megazine template designed by JoomlaShine.com