Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

CORRUPCION TIEMPOS DE GENERALISMO

POLÍTICA

Por: José Villarroel Yanchapaxi.

Corrupción es la acción y efecto de corromper (depravar, echar a perder, sobornar a alguien, pervertir, dañar). El término corromper viene del latín  , que significa alterar, echar a perder, podrir, oler mal. La corrupción no deja de tener algo de enigmático por todo aquello que pone en juego: desde la mentira, el secreto, la complicidad, hasta un sugerente erotismo que incluye agresividad, violencia, sometimiento, odio y un  alto grado de narcisismo.

A su llegada al poder en enero de 2007, Rafael Correa anunció, entre los ejes de su gobierno, la “revolución contra la corrupción”. En mayo del 2011 llamó a una consulta para que los ecuatorianos le permitieran “meter las manos en la justicia y en las cortes”. En el Enlace 442, en septiembre del 2016, trasmitido desde la parroquia  Lumbisí, afirmó que en su Gobierno “no ha tenido graves problemas de corrupción”, ignorando que el Ecuador figura entre los países con mayor percepción de corrupción durante el 2015, en el reciente informe de la ONG Transparencia Internacional. El país se ubicó junto con Argentina en el puesto 107 de un total de 167 en el índice de percepción de la corrupción, en que se evalúa a cada país con una escala de cero a 100.

 Actualmente la función judicial no inspira confianza porque el ente rector, el Consejo de la Judicatura, es presidido por  Gustavo Jalkh, ex secretario privado del Presidente. Los casos de corrupción durante la década del correísmo han sido muchísimos,  en su vanidad de tener controlados todos los poderes ha impedido la fiscalización, secundado por una Asamblea Nacional con mayoría gobiernista que estuvo completamente a su disposición. En octubre del 2012 dio una orden directa a ministros, a secretarios, a los funcionarios que dependen del Gobierno central: “Señores, ustedes dan una sola letra de información a un asambleísta de forma individual en forma ilegal y yo los destituyo y la responsabilidad es mía, que me llamen a mí a juicio político, que me destituyan para ver si lo permite el pueblo ecuatoriano”, con lo cual buscaba de algún modo ocultar que Vinicio Alvarado, secretario de la Administración, y su hermano, Fernando Alvarado, manejaban cuentas enormes del correísmo destinadas a publicidad y propaganda desde el 2007. Hoy es un secreto a voces, denunciado por algunos medios de comunicación, las relaciones que tienen los hermanos Alvarado con varias empresas de comunicación y turismo, lo cual ha hecho que estos funcionarios se conviertan en la mano fuerte, tanto económica y comunicacionalmente.

Walter Poveda, ministro de Agricultura, fue denunciado por Juan Sebastián Roldán por haber firmado 14 contratos con supuesto sobreprecio en 2008, aprovechándose en 32 obras de la emergencia invernal. Se le acusó por el presunto delito de peculado por la importación de 39.000 toneladas métricas de trigo desde Argentina a un costo superior a los 20 millones de dólares la Corte Nacional dictó prisión preventiva en su contra para investigarlo. Pero un juez lo liberó, porque no recibió de la Contraloría General del Estado informe alguno para sustentar la acusación por peculado.

En el  2008 se denunció al ministro de Deportes, Raúl Carrión, autodenominado el dueño del circo, por enriquecimiento ilícito, por Fernando Moreno, ex asesor del Ministro del Deporte, quien intentó comerse tres cheques para no ser descubierto con la evidencia del supuesto cobro de comisiones por la entrega de contratos de construcción de obras deportivas.

Los contratos Big Brother o el gran hermano,  firmados por el hermano del Presidente, Fabricio Correa, con la administración tampoco han sido aclarados. Ante aquello el correísmo generó dos precedentes como para Ripley: persiguió en las cortes por 10 millones de dólares a los periodistas que revelaron el caso y reprodujeron una afirmación de Fabricio Correa: “Mi hermano sí sabía de esos contratos”. El 21 de julio del 2009, el Gobierno dio por terminados los contratos que empresas vinculadas al hermano del Presidente, Fabricio Correa, habían suscrito con el Estado para la construcción de carreteras y viviendas. Esta decisión se tomó luego de que la prensa denunciara el caso ‘El Gran Hermano’, lo que motivó incluso un juicio de Correa contra de los periodista; Juan Carlos Calderón y Christian Zurita, que trabajaron en el caso y luego publicaron un libro sobre el tema.

En la lista de escándalos figuran los casos denominados Pativideos y Narcovalija en el que se involucró al actual ministro de Defensa, Ricardo Patiño. Pedro Delgado, primo del Presidente a quien el gobierno le hizo un homenaje, confesó que falsificó su título de Economista, fue ex presidente del Banco Central y es el actor principal de uno de los casos de corrupción más sonados de este gobierno, que se le conoce como caso Duzac o COFIEC, en el que se acusó y se encontró culpable al funcionario de peculado bancario ya que se le concedió un préstamo por USD 800 000 al empresario extranjero Duzac en el banco COFIEC. La Fiscalía probó en el juicio que el crédito se ejecutó sin las debidas garantías y saltándose los manuales de procedimiento crediticio. Pedro Delgado, hoy refugiado en Miami, se fue al matrimonio de su hijo, una fiesta que hasta hoy no termina.

Las ambulancias con ceniceros de la ministra Caroline Chang fueron adquiridas con un aparente sobreprecio de 10.000 dólares en cada una de las 115 ambulancias, adquiridas además de las irregularidades, en la misma administración de Chang, como pagos excesivos por el fármaco conocido como Tamiflú y negociados en la compra de camas hospitalarias. Igual sucede sobre un contrato suscrito bajo el sistema de adjudicación directa con Drager Medical Netherlands BV Zoetermeer, en el que habría un sobreprecio de 20 millones de dólares en la adquisición de equipos médicos.

Se anotan también las carreteras con sobreprecios del exministro de Obras Públicas Jorge Marún, la negociación de los Bonos Global 2030, en el que el ahora fallecido Quinto Pazmiño, en ese entonces asesor ministerial, involucró al actual canciller Ricardo Patiño, en esa fecha ministro de Economía, y a otros, en una eventual manipulación del mercado de bonos. El caso fue investigado en la Fiscalía, pero finalmente se desechó la denuncia.

El caso ‘Chucky Seven’, que dejó serias dudas sobre la sentencia al diario El Universo;  el ‘bono espiritual’ a los empleados de la Procuraduría, dinero que se recuperó parcialmente. La dimisión de Roberto Cuero de la Gobernación del Guayas y los supuestos actos de corrupción en varias comisarías de Guayaquil. El caso ‘Resurgir’ (narcotráfico) que habla de personas ligadas a la política y con cargos públicos en el actual régimen, que eran parte de la organización delictiva;  la adquisición de los radares chinos  en mal estado,  los negocios de Tecnistamp y los uniformes policiales,  el Convenio de Intercambio de Crudo por Derivados entre Petroecuador y Pdvsa, la compra de los helicópteros Druv a la India, la fallida construcción de la planta petroquímica en el Aromo, provincia de Manabí, que solo quedó en terrenos, con un gasto de 12 millones de dólares.

Hoy, cuando ya no se puede tapar tanta corrupción, la revolución ciudadana, aparentemente acongojada, sale a decir que un excompañero los ha traicionado pretendiendo hacer olvidar al pueblo ecuatoriano que en mayo el presidente Rafael Correa calificó a Carlos Pareja Yannuzelli -involucrado en actos de corrupción en Petroecuador y con una empresa de papel denominada CAPAYA con asiento en Panamá- como un “hombre honesto”, desoyendo investigaciones como las de Fernando Villavicencio que ya alertaron sobre el atraco.

La corrupción evoca la descomposición del alma humana, y puede tratarse de una depravación moral o simbólica. Políticamente,  la corrupción es la práctica que consiste en hacer abuso de poder, de funciones o de medios para sacar un provecho económico o de otra índole. Se entiende como corrupción política al mal uso del poder público para obtener una ventaja ilegítima.

El tráfico de influencias, el soborno, la extorsión y el fraude son algunas de las prácticas de corrupción, que se ven reflejadas en acciones como entregar dinero a un funcionario público para ganar una licitación o pagar una dádiva o coima para evitar una clausura. A la corrupción se encadenan otros delitos, ya que el corrupto suele incurrir en esta práctica para permitir o solicitar algo ilegal.

La corrupción es la herencia de diez años en el poder del Generalísimo Rafael Correa, que afirma que “el Ecuador ya cambió” y que ahora vienen por más.

0
0
0
s2smodern

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Portada

OPCION 342

Opción en tu e-mail

Sé parte de nuestra red, suscríbete al boletín electrónico para que recibas en tu e-mail las noticias al día.

Encuéntranos en Facebook

Síguenos en Twitter

Páginas amigas

ecuadorlibrered

kaos

inredh

cedhu 

 en marcha

conaie

tegantai

linea de fuego

 

opciontodos

Acerca de Nosotros

 

OPCIÓN es un periódico que circula a nivel nacional cada quince días. Se editó por primera vez el 21 de enero del 2001. Tiene una línea editorial que se identifica con los sectores populares y movimientos sociales del país, por eso es un medio de comunicación alternativo; alternativo a los intereses políticos, económicos, sociales y comerciales -hegemónicos capitalistas- que guían la acción de los mass media.

JSN Megazine template designed by JoomlaShine.com