Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

crisis ocupacional comunicadores

 Por:Marco Villarruel A.(*)

En estos últimos tiempos existe un grave problema social suscitado en el campo profesional del periodismo.

Es un proceso masivo de desocupación provocado por varias razones entre las cuales encontramos la saturación del mercado ocupacional provocada por la proliferación de profesionales que gradúan las universidades públicas y privadas en todo el país. Se estima que no menos de  20 carreras, facultades o programas de comunicación y afines, de pre y posgrado, gradúan no menos de 200 comunicadores cada semestre. La cantidad disminuyó en estos últimos años desde el cierre de las 12 universidades determinadas por el ex CONEA y actual CEAACES.

En este campo hay que anotar que el acceso a las actividades comunicacionales y periodísticasprofesionales se encuentra en un estado de apertura casi total, ya que muchas personas son contratadas por su relación familiar, personal, política o de imagen, sin que necesariamente presenten el título académico. No obstante, se encuentra en plena vigencia la Ley del Ejercicio Profesional del Periodista (expedida en 1975) y también la Ley de Comunicación Social y su respectivo reglamento que señalan con claridad que para ejercer el periodismo o la comunicación en determinados niveles es indispensable la formación y titulación universitarias en estas áreas.

El sector privado observa con limitaciones el cumplimiento de la ley. Solamente los medios de comunicación se atienen a la norma, aunque con reticencias. En el sector público se incumple la ley cuando por necesidad personal, social o política se cambia el nombre de la partida presupuestaria, generalmente como “asesores”,  y se nombra a no profesionales que a la larga cumplen funciones comunicacionales o periodísticas.

Pero en los últimos meses el problema de esta desocupación se ha tornado particularmente grave por las circunstancias que vive el país. Las empresas privadas se  deshacen de los profesionales periodísticos porque cierran o porque disminuyen sus actividades. El desarrollo tecnológico también es la causa de la  paulatina merma de estos profesionales. Cada avance en la tecnología envía a la desocupación a los más viejos y asimila a pocos nuevos trabajadores jóvenes.

Es el sector público el más afectado porque al debilitarse el enorme aparato de propaganda, por el descrédito creciente (sobresaturación de imagen y desgaste y obsolescencia del discurso) y por la evidente merma de recursos presupuestarios. El gobierno construyó una enorme estructura que manejó millones de dólares en las actividades tradicionales de medios y mensajes. Pero además adhirió  a los campos de sofisticadas campañas de comunicación, información y contrapropaganda para lo cual contrató a numerosas productoras, agencias internacionales de relaciones públicas, agencias de publicidad,  numerosos expertos nacionales y extranjeros; adquirió sofisticados equipos con el respectivo mantenimiento y operación de los mismos.

¿Cuánto se gastó en la guerra de guerrillas en la web? Se habla de decenas de twiteros contratados en el país y el exterior para elaborar memes, trolls y ataques a los opositores. Muchos de ellos ya están en la desocupación y esperan un nuevo contrato con motivo de las elecciones presidenciales.

Una versión de una periodista que solicitó el anonimato señala que en determinado momento del auge de las campañas trabajaban doscientas personas adscritas a la presidencia de la república y ocupaban el edificio presidencial y otro adjunto.

Enormes sumas se destinaron a contratos millonarios de encuestadoras nacionales y extranjeras, así como a pensadores comunicacionales que se esforzaron hasta el cansancio en la formulación de tesis y corrientes teóricas para dar solidez  epistemológica a las posturas político-conceptuales del movimiento político en el poder.  Ahora ya no están, se fueron y nada queda de los grandes eventos, publicaciones, anuncios, vallas, auspicios deportivos y viajes.

En los momentos más altos de funcionamiento del Estado de Propaganda el gobierno contrató a muchos profesionales de la comunicación. Dado que los datos no están a nuestro alcance, solamente podemos señalar lo que nos han dicho algunos colegas ahora sin trabajo: hubo dependencias estatales que se saturaron de personal en las áreas de relaciones públicas, manejo de la imagen, periodismo, community manager, operadores de audio y video, diseñadores gráficos y  protocolo.  Especialmente para atender las sabatinas y los espectaculares eventos políticos, artísticos, localizados en el país y en el exterior.

El número de profesionales en la desocupación se incrementó con los periodistas que han debido dejar sus trabajos durante el período de gobierno por retaliaciones políticas, amenazas a los medios, suspensión de los flujos publicitarios, bajas de circulación o disminución de sintonía.

Los medios de comunicación denominados públicos absorbieron muchos profesionales, y es aquí donde se evidencia la crisis: han sido separados muchos de ellos por razones presupuestarias. Pero hay algo más en el caso de los canales de TV incautados ya que los administradores, no los periodistas, ocasionaron deudas millonarias, lo que refleja el manejo ineficiente de los bienes públicos. Bueno es recordar que más de una vez se pudo conocer los abultados sueldos de gerentes, directores y uno que otro presentador o presentadora.

Las atosigantes campañas a través de anuncios en los programas deportivos han desaparecido, así como la exposición de promociones gubernamentales pagadas en los diferentes medios de comunicación, y lo que es mucho más grave: decenas de periodistas y comunicadores han sido separados al no renovárseles los contratos, o haber suprimido las partidas o haber disminuido el personal. En vez de contratar o nombrar profesionales el gobierno prefiere ahora tercerizar con empresas privadas.

El de la comunicación es entonces el campo que más ha sentido el embate de la crisis económica y del desgaste político.

*Presidente del Colegio de Periodistas de Pichincha

0
0
0
s2smodern

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Portada

OPCION 342

Opción en tu e-mail

Sé parte de nuestra red, suscríbete al boletín electrónico para que recibas en tu e-mail las noticias al día.

Encuéntranos en Facebook

Síguenos en Twitter

Páginas amigas

ecuadorlibrered

kaos

inredh

cedhu 

 en marcha

conaie

tegantai

linea de fuego

 

opciontodos

Acerca de Nosotros

 

OPCIÓN es un periódico que circula a nivel nacional cada quince días. Se editó por primera vez el 21 de enero del 2001. Tiene una línea editorial que se identifica con los sectores populares y movimientos sociales del país, por eso es un medio de comunicación alternativo; alternativo a los intereses políticos, económicos, sociales y comerciales -hegemónicos capitalistas- que guían la acción de los mass media.

JSN Megazine template designed by JoomlaShine.com