Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

 

san pablo de amali

Por: Redacción Opción

Luego de 106 lunes de presentarse en la Fiscalía de Chillanes, provincia Bolívar, como medida alternativa a la prisión preventiva, Manuel Trujillo y Manuela Pacheco, dirigentes de la comunidad de San Pablo de Amalí, acusados del presunto delito de terrorismo organizado en el país, fueron declarados inocentes.

El 26 de enero de 2015, el Tribunal de Garantías Penales de la ciudad de Guaranda tras cinco horas de deliberar ratificó la inocencia de los dos dirigentes campesinos. La razón: la Fiscalía no logró demostrar el nexo causal entre la materialidad y la responsabilidad de Manuel ni la presencia de Manuela en la comunidad de San Pablo de Amalí el 14 de agosto de 2012,  día en que se produjeron enfrentamientos entre los habitantes de la comunidad y los policías que resguardaban las instalaciones de la Hidroeléctrica Hidrotambo S.A. 

El caso de Manuel y Manuela es el primero en obtener una sentencia favorable y no de condena. El presidente del Tribunal declaró su voto salvado.

Con lágrimas y abrazos, Manuela y Manuel anunciaron su inocencia a los cerca de 60 comuneros de San Pablo, parroquia San José del Tambo, cantón Chillanes, que viajaron durante cuatro horas para apoyar a sus dirigentes. 

Manuela y Manuel fueron procesados durante más de 3 años por  los hechos ocurridos aquel 14 de agosto que dejaron 4 policías heridos y un vehículo policial destruido, por lo que fueron enjuiciados por el delito de terrorismo organizado, tipificado en el artículo 160.1 del antiguo Código Penal.

Para Daniel Véjar, abogado defensor de Manuel Trujillo, la acusación es desproporcionada ante los hechos y  el tipo penal no cumple con los estándares interamericanos porque  es ambiguo y sanciona cualquier conducta.

La denuncia de terrorismo en contra de los dos dirigentes es un acto “temerario y malicioso”, como lo calificó Luis Vallejo, abogado de Manuela.

Este tipo penal ha sido cuestionado varias veces ya que se lo ha utilizado para enjuiciar a otros dirigentes sociales como a Pepe Acacho, dirigente shuar que fue condenado a 12 años de prisión por el delito de terrorismo y sabotaje. En marzo de 2012, 10 jóvenes fueron arrestados en Luluncoto, en la ciudad de Quito, acusados de atentar contra la seguridad del Estado y sentenciados a 1 año de prisión por tentativa de terrorismo.

El proceso.

El dolor y la desesperación empezaron desde el 2012, cuando la Policía apoyó el ingreso ilegal de maquinaria de la empresa a sus propiedades.  El 11 de junio de 2012, “Carmen Elisa G. se interpuso  entre la maquinaria y sus cultivos con el fin de impedir que desplomen su vivienda. Por ello fue reprimida. El pueblo se levantó en solidaridad y la policía respondió con agresiones verbales y físicas. Varias personas resultaron heridas”.

Por las agresiones sufridas, Manuela junto a su compadre Manuel Trujillo, dirigente de la comunidad de San Pablo de Amalí,  denunciaron las agresiones policiales ante la Inspectoría General de la Policía Nacional y responsabilizaron al Mayor Roosevelt Vinicio Albán Moreta de estos hechos.

En respuesta, el Mayor Albán, mediante un Parte Policial con fecha 14 de agosto de 2012, denuncia agresiones a cuatro policías y la 'destrucción de un vehículo policial' e identifica a varios pobladores como los agresores, responsabilizando principalmente a Manuela Pacheco Zapata, de 47 años, y a Manuel Trujillo, de 51 años, dirigentes de la comunidad.

El 12 de noviembre de 2012, el Juzgado Quinto de lo Penal del cantón Chillanes ordenó prisión preventiva en contra de Manuel y Manuela. Ante este dictamen los dos dirigentes se vieron forzados a pasar a la clandestinidad ya que ambos son el sustento principal de sus hogares.  En días posteriores, mediante una masiva movilización de San Pablo de Amalí, se consiguió que dichas órdenes sean revocadas, sin embargo el proceso penal continuó su curso.

Desde el 2013, los dos dirigentes fueron llamados a juicio, pero recién el 11 de diciembre del año anterior señalaron día y hora para la sustanciación de la audiencia. El 19 y el 25 de enero se presentaron los alegatos finales y los jueces dictaron sentencia. 

Su vida en la lucha

Manuela Narcisa Pacheco Zapata, de 47 años, lleva diez años resistiendo en la comunidad de San Pablo de Amalí,  lugar donde se construye la represa de la Hidroeléctrica Hidrotambo S.A., que en octubre del año 2013 desvió el cauce del río Dulcepamba, acercándolo peligrosamente hacia la comunidad. En marzo del año anterior, durante una crecida del río, ocurrió un desbordamiento del caudal que ocasionó la muerte de tres personas y la pérdida de casas, terrenos y sembríos, incluyendo la finca donde Manuela cultivaba un gran porcentaje de sus productos.

Por su defensa del agua, la tierra y la vida ha sido procesada 14 veces bajo los cargos de sabotaje, actos violentos y terrorismo, que fueron archivados porque recibió la Amnistía en la Asamblea Constituyente de 2008.

Ella dice que no tiene miedo a nada. Sabe que es inocente y que su defensa del agua y la tierra es un derecho. “El agua nos pertenece a la comunidad y no solo a cuatro empresarios”, afirma.

Manuela enfatizó que seguirá en la lucha junto a su compadre Manuel Trujillo, que también ha sido enjuiciado.

ManuelCornelioTrujillo Secaira es el actual presidente de la comunidad San Pablo de Amalí y ha sido  judicializado por 42 ocasiones bajo cargos que van desde actos de violencia y destrucción de bienes, hasta sabotaje, terrorismo y rebelión. Ha sido objeto de llamadas telefónicas para intimidarlo: “Te faltan pocos días de vida, te vamos a matar”, escuchó Manuel.  Desde el 16 de octubre hasta el 17 de diciembre de 2015, una voz de hombre llamaba al celular y decía “Te faltan 30 días de vida. Te vamos a matar” “Te faltan 15 días...” “Te falta 1 día”. Esto lo asustó mucho, pero no dejó la lucha.

“Seguiremos exigiendo a la empresa que respete nuestros derechos – dice Manuel-. La lucha de la comunidad parará cuando la empresa repare a las familias afectadas”.

Y de los muertos ¿quién responde?

Con la construcción de la hidroeléctrica, la empresa desvió el río Dulcepamba que bordea a San Pablo de Amalí. En octubre de 2013, el río quedó más cercano a la comunidad. Esto generó preocupación en los habitantes, que hasta ahora no son escuchados, pues en diciembre del año pasado el juez negó la medida cautelar que solicitaba la construcción de un muro de contención. 

El 19 y 20 de  marzo de 2015 el río creció, el bloqueo se aflojó y se desbordó el río llevándose tres vidas humanas, 33 sembríos y 12 casas. Dos cuadras sembradas de plátanos, naranjas y otros cultivos se fueron en el caudal. Solo le quedaron enormes piedras y palos en su tierra, recuerda Manuela, “fue  muy triste, las personas, las casas y los árboles  se iban en el río”.

Una de ellas fue Carmen Dorila Quinatoa, de 27 años, y su hijo Mauricio Elkin Angulo  de 8 años. Los dos, asustados por la magnitud de la lluvia y el sonido del río, a la madrugada  intentaron escapar de su casa y cruzar a tierra firme.  “Querían escapar hacia tierra más alta, pero en ese momento bajaron olas, vino una ola y se la llevó”.  El río arrasó la mayoría de su vivienda, pero no  destruyó  una parte del baño y una pared de la casa, donde justamente  estaba el otro hijo de Carmen, el niño de 6 años  Joffre Raúl Albuja, que se salvó.

Otra de las personas que fallecieron fue  Glenda Elizabel Cuji Pala, de 23 años. Ella intentó cruzar un espacio inundado con su esposo Manuel Guapi Albuja, hacia tierra más alta, utilizando una cuerda. Su esposo logró pasar, pero Glenda no. Cuando  estaba cruzando el río vino una ola resultante del aflojamiento del bloqueo  de  aguas y se la llevó.

Manuela dice que hasta ahora no se hace justicia por las tres personas que fallecieron por culpa del desvío del río.  No obstante, la empresa sigue en la zona. La comunidad exige la construcción del muro de hormigón para evitar que con la llegada del fenómeno de El Niño el río crezca y se desborde una vez más.

0
0
0
s2smodern

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Portada

O opcion

Opción en tu e-mail

Sé parte de nuestra red, suscríbete al boletín electrónico para que recibas en tu e-mail las noticias al día.

Encuéntranos en Facebook

Síguenos en Twitter

Páginas amigas

ecuadorlibrered

kaos

inredh

cedhu 

 en marcha

conaie

tegantai

linea de fuego

 

opciontodos

Acerca de Nosotros

 

OPCIÓN es un periódico que circula a nivel nacional cada quince días. Se editó por primera vez el 21 de enero del 2001. Tiene una línea editorial que se identifica con los sectores populares y movimientos sociales del país, por eso es un medio de comunicación alternativo; alternativo a los intereses políticos, económicos, sociales y comerciales -hegemónicos capitalistas- que guían la acción de los mass media.

JSN Megazine template designed by JoomlaShine.com