Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

   violencia politica

                                                                      OPINIÓN

Por: Marco Villarruel A.

El clima de violencia física y simbólica generado por el gobierno del presidente Rafael Correa –porque de él, directamente, dimanan las órdenes del odio- no ha cesado, aún en esta etapa pre electoral.

Hay que entender que la mano de hierro, debidamente armada y entrenada, es el apoyo de la fuerza para administrar el Estado y, por tanto, mano libre para expedir decretos, leyes, nombramientos que apuntalan un régimen de regreso al neoliberalismo extractivista.

A pesar del discurso tercermundista y aparentemente progresista, la política de Correa y del grupo económico-político que le acompaña, se parece en mucho al que en su tiempo emplearan los gobiernos fascistas del mundo, y que en su versión más cruel es el golpe de Estado de Augusto Pinochet en Chile.

No se propicia la guerra civil ni tampoco se han lanzado a los militares a realizar redadas masivas, pero la violencia verbal de grado extremo que baja desde las altas esferas, acompañadas de una larga lista de medidas represivas, cumplen el mismo papel de ablandamiento a las organizaciones populares y a sus dirigentes.

Como preparación a la campaña que planifica el gobierno con motivo de celebrarse el sexto aniversario del levantamiento policial del  30 de septiembre, difunde nuevamente las imágenes de un presidente audaz, que dejaría la vida antes que ceder un ápice en la implantación de su modelo autócrata-neoliberal,  Se trata de dejar bien claro que ni antes y peor ahora –que es cuando se vive el retorno al neoliberalismo clásico- se permitirá la oposición popular así como tampoco desliz alguno en las filas oficialistas, en cualquier sitio que se encuentre.

Todavía el régimen cuenta con un poderoso aparato de propaganda que tras un trabajo sumamente productivo, mantiene enajenada a una parte de la población, incluyendo a decenas de funcionarios que acatan sin chistar las órdenes de encausar, enjuiciar, detener, ilegalizar, y amedrentar a los ecuatorianos. Como dice Enrique Serna: “El hombre endiosado, sea líder político o caudillo intelectual, niega sus lazos consanguíneos con el hombre común y, desde ese momento, se desliga emocionalmente del prójimo, a quien puede aplastar como una cucaracha”, esto hace que cualquier juez advenedizo persiga a dirigentes indígenas, del magisterio o a periodistas, porque sencillamente el amo, el que les dio “la pega”, sigue de cerca sus movimientos.

En este sentido no es difícil entender el encono y la saña que Correa tiene con la UNE y con otras organizaciones. Desde su inicio fue brutal pero claro: no permitirá un movimiento que denuncie sus malos manejos, que critique con mucho fundamento la falsa reforma educativa. El más antiguo y fuerte sindicato nacional ha sido “linchado” mediáticamente, pero también ha puesto en la cárcel a sus dirigentes, se le incautó el Fondo de Cesantía, se prohibió el descuento sindical en los roles de pago, se prohibió su ingreso a los locales escolares, se boicoteó  sus procesos y registros electorales, se creó –con enorme apoyo económico y logístico-  una pseudo organización sindical, la cual ha copado rectorados y direcciones administrativas-, y ahora se trata de ilegalizarla, mediante una burda resolución administrativa. Ya lo ensayaron con abogados y gremios de periodistas.

La UNE no es el único caso. La violencia se extiende a los periodistas y a los medios. A los dirigentes indígenas, decenas de ellos con juicios y amenazas de prisión. A los policías que presuntamente participaron el 1 de septiembre, a los gremios. Ahora a los militares, a los cuales mimó durante nueve años. A los afiliados al seguro social, a los militares en retiro. A los comerciantes e industriales.

El que dice ser académico sobre todo, poseedor de una decena de honoris causa (que cesaron cuando el gobierno  sufre un desbalance presupuestario), insulta a las universidades Andina y Flacso.

Es verdad que esta violencia de policías, jueces y más funcionarios se explica por la urgencia de asegurar el modelo, pero a esta altura  parece también una especie  de erotismo  político, ese amor sensual  exacerbado al sentirse realizado al humillar, ofender, calumniar y jugar con la diatriba.

 

0
0
0
s2smodern

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Portada

OPCION 342

Opción en tu e-mail

Sé parte de nuestra red, suscríbete al boletín electrónico para que recibas en tu e-mail las noticias al día.

Encuéntranos en Facebook

Síguenos en Twitter

Páginas amigas

ecuadorlibrered

kaos

inredh

cedhu 

 en marcha

conaie

tegantai

linea de fuego

 

opciontodos

Acerca de Nosotros

 

OPCIÓN es un periódico que circula a nivel nacional cada quince días. Se editó por primera vez el 21 de enero del 2001. Tiene una línea editorial que se identifica con los sectores populares y movimientos sociales del país, por eso es un medio de comunicación alternativo; alternativo a los intereses políticos, económicos, sociales y comerciales -hegemónicos capitalistas- que guían la acción de los mass media.

JSN Megazine template designed by JoomlaShine.com