Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

mundo

Por Rolando Castro

Gran revuelo ha concitado los primeros  decretos ejecutivos firmado por Donald Trump orientados a agredir a los migrantes de distinto origen, principalmente, musulmán, mexicanos y latinos, demostrando que está dispuesto a desarrollar una ofensiva ultraderechista

que transgrede tratados y convenios internacionales relacionados con derechos humanos, estimulando el chauvinismo y las  posiciones racistas, pro fascistas y guerreristas.

Trump, que se perfila como un gobernante populista y autoritario, se pretende salvador de la nación americana y del Destino Manifiesto, para ello le es necesario crear un enemigo de gran espectro, tanto interno como externo: sectores del establecimiento económico y político norteamericano, a los movimientos sociales y opositores internos, varios países como China y otros, los migrantes ilegales, los musulmanes y otros a los cuales se propone derrotar.

Cuenta con un gran poder en el aparato gubernamental: en 33 de los 50 Estados de la Unión, son gobernadores republicanos, tiene la mayoría en el Senado y en el Congreso. Un Tribunal Supremo integrado con una mayoría afín a la visión conservadora del Partido Republicano y, en especial, al presidente, lo que le asegura que su política puede tener amplia aplicación.

El muro con México

“El muro lo vamos a hacer y lo va a pagar México” dijo Trump, con arrogancia y desprecio en la campaña electoral y lo ha reiterado hace pocos días creando una ola de indignación y rechazo en la población mexicana, que obligó a que el presidente Peña Nieto, suspenda la visita que tenía previsto a los EEUU. Cierto es también que el magnate le dijo que si no venía a hablar del muro y su financiamiento mejor no venga.

 El muro no es iniciativa del actual presidente, pero lo ha asumido como símbolo de su poder. Este se empezó a construir en el gobierno del demócrata Bill Clinton, en 1994 y ha sido continuado por siguientes gobiernos republicanos y demócratas, hasta alcanzar los 1.500 kilómetros. El muro y la expulsión masiva de migrantes indocumentados es una política de Estado. Barak Obama expulsó en sus ocho años de mandato a 2 millones 600 mil indocumentados, un número mayor que todas las administraciones que le precedieron (demócratas y republicanas).

La actual administración se propone amurallar lo que resta de la frontera mexicana –estadounidense, de 3.200 kilómetros, a un costo de 25 mil millones de dólares que, según Trump, lo pagarán los mexicanos castigando con elevados aranceles a las exportaciones de México a EEUU.

 Esta política dice el profesor José Manuel Valenzuela, Secretario Académico del Colegio de La Frontera Norte:  “No se trata sólo de la construcción de un muro sino toda una estrategia de humillación…. es una estrategia para dañar la vida en la frontera, restringir los flujos migratorios, acabar con las 'ciudades santuario' - donde los migrantes encuentran cierta protección- y es, además, un grave ataque a la vida ecológica y a los parques naturales que atraviesan la frontera”

Desde 1994 hasta la fecha la emigración no ha disminuido pero si aumentó el número de muertos, señala el profesor Valenzuela., además esta acción gubernamental ha estimulado a los grupos supremacistas que atacan y matan a los migrantes.

En este como en otros temas parecería que Trump tiene el camino allanado, sin embargo, existen varios sectores de oposición, principalmente diversos movimientos sociales y de migrantes que se han manifestado cuestionando su política en grandes movilizaciones desde posesión presidencial producida hace pocas semanas.

Esta es una muestra de que la política de opresión, dominio y vasallaje contra países y pueblos de América Latina va a continuar con fuertes ingredientes de violencia, despotismo y racismo. En su afán de recuperar el terreno perdido como potencia imperialista hegemónica, los monopolios y Trump  usaran todo tipo de presiones, chantajes, agresiones, romperá los acuerdos internacionales que no le convenga,  condicionara y hasta renunciará a organismos como la ONU, si eso le favorece  a la política de intervención y guerra.

A menos de un mes de su posesión, el presidente norteamericano está dando claras señales de que rapacidad imperialista que se cierne como un peligro cierto que los trabajadores y los pueblos deben estar preparados para enfrentar.

 

0
0
0
s2smodern

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Portada

OPCION 342

Opción en tu e-mail

Sé parte de nuestra red, suscríbete al boletín electrónico para que recibas en tu e-mail las noticias al día.

Encuéntranos en Facebook

Síguenos en Twitter

Páginas amigas

ecuadorlibrered

kaos

inredh

cedhu 

 en marcha

conaie

tegantai

linea de fuego

 

opciontodos

Acerca de Nosotros

 

OPCIÓN es un periódico que circula a nivel nacional cada quince días. Se editó por primera vez el 21 de enero del 2001. Tiene una línea editorial que se identifica con los sectores populares y movimientos sociales del país, por eso es un medio de comunicación alternativo; alternativo a los intereses políticos, económicos, sociales y comerciales -hegemónicos capitalistas- que guían la acción de los mass media.

JSN Megazine template designed by JoomlaShine.com