Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

EDITORIAL

El mundo al revés tejido por la acción políticoinstitucional y discursivo-propagandística de la denominada “revolución ciudadana”, intenta persuadirnos de que prestigiosos ancianos, casi centenarios, como Isabel Robalino (99 años), Julio César Trujillo (85 años), María de Lourdes Arboleda, Byron Celi, Simón Espinoza (88 años), Alfredo Rodas, Ramiro Román, Juan Fernando Vega (71), son entes peligrosos para el Estado, por lo que hay que perseguirlos con todo el peso de la ley, por el delito de haber puesto en duda la transparencia de contratos del Estado en la obra pública.

En ese mundo, periodistas cuya trayectoria ha sido reconocida dentro y fuera de las fronteras nacionales, que incluso llegan a constar en el libro de Records Guinness, como Alfonso Espinoza de los Monteros (75 años), deben ser investigados por la Fiscalía General del Estado, por el delito de haber reportado las incidencias de las votaciones de la segunda vuelta.

Aquel extraño mundo pone de cabeza los principios básicos del periodismo, haciendo que la propaganda estatal se imponga como verdad inapelable, y que aquellos medios de comunicación que osaron no reproducir los contenidos panfletarios del oficialismo contra el candidato de oposición, sean sometidos a procesos judiciales que buscan deslegitimarlos, debilitarlos y disciplinarlos.

Ese mundo construye verdades en las pantallas de los canales de televisión gubernamentales, y luego las impone a través de las instituciones, como el Consejo Nacional Electoral, que armó un gracioso espectáculo para “recontar” votos y concluir que su candidato, Lenin Moreno, había sido perjudicado por ellos mismos, en una centésima de punto, cuando más de la mitad de la población sabe con certeza que a quien se le esquilmó la presidencia de la República fue a Guillermo Lasso.

Y a ese candidato, a Lasso, no solo que se le arrebató lo logrado en las urnas, sino que se le inició un proceso legal, porque… bueno, porque así es como debe ser, desde la lógica del oficialismo.

Si así de al revés se muestra ese mundo, nada extraño resulta que el próximo 24 de mayo se posesione un mandatario, no en medio de un sentimiento de esperanza de que las cosas cambien, como ha ocurrido antes, sino en medio de la bronca, en medio de la seguridad de que las cosas van a estar peor.

Es indudable que un importante porcentaje de los votos que aparecen favoreciendo al licenciado Moreno sí fueron por Alianza País, pero también es cierto que muchos de ellos solo fueron contra el feriado bancario de 1999, contra la memoria de lo que los banqueros corruptos causaron a nuestras familias, contra el neoliberalismo que tanto se combatió. Ello quiere decir que Moreno entra desprestigiado, debilitado, no solo porque la mayoría de ecuatorianos saben que entrará a Carondelet por la ventana, sino porque no cuenta con el capital político que tanto usó y del que tanto abusó su predecesor, el caudillo Rafael Correa.

No queda sino seguir el camino que Isabel Robalino sugirió en una entrevista que un periodista le hiciera: “No hacerle caso al gobierno y seguir luchando”, para girar 180 grados ese mundo al revés y dejarlo en el sitio que siempre debió estar: en el de una realidad que favorezca a los trabajadores, pueblos y nacionalidades, que inicie una nueva época, la época de una autentica revolución.  

0
0
0
s2smodern

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Portada

O opcion

Opción en tu e-mail

Sé parte de nuestra red, suscríbete al boletín electrónico para que recibas en tu e-mail las noticias al día.

Encuéntranos en Facebook

Síguenos en Twitter

Páginas amigas

ecuadorlibrered

kaos

inredh

cedhu 

 en marcha

conaie

tegantai

linea de fuego

 

opciontodos

Acerca de Nosotros

 

OPCIÓN es un periódico que circula a nivel nacional cada quince días. Se editó por primera vez el 21 de enero del 2001. Tiene una línea editorial que se identifica con los sectores populares y movimientos sociales del país, por eso es un medio de comunicación alternativo; alternativo a los intereses políticos, económicos, sociales y comerciales -hegemónicos capitalistas- que guían la acción de los mass media.

JSN Megazine template designed by JoomlaShine.com