Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

correa debate

EDITORIAL

“¡No vuelva a golpear la mesa, porque si no me voy!”, dijo Rafael Correa visiblemente fuera de sí, en la parte inicial de la entrevista que inauguró el programa de Andrés Carrión “Hora 25”, en Teleamazonas, el pasado 16 de octubre. Volvió así a ensayar el chantaje que otrora le fue tan útil: “si no hacen lo que les digo, me voy”. Claro que esta vez no lo dijo en voz tan alta, como antes… Ya no son los tiempos en que creía tener en su bolsillo un capital político que podía despilfarrar, y con el cual podía fanfarronear. Midió rápidamente escenarios y vio que en la pausa podría aplicar la presión que públicamente no tenía cómo hacer, después de todo a Teleamazonas, ni al mismo Carrión, les convenía dejar ir en mala situación a un mandatario que, aunque golpeado, aún controla un Estado todopoderoso que puede usar para castigar al que ve como una amenaza, o al que lo debilita políticamente.

En todo caso, Correa entró a aguas extrañas, no estaban frente a él los adláteres de los que estaba acostumbrado a escuchar adulos, o los que se callaban y hasta pedían disculpas si en algo lo hacían molestar, era un periodista francamente crítico a su régimen y con una trayectoria que el país reconoce.

En el arranque, la entrevista hizo recordar pasajes de la película “El desafío, Frost contra Nixon”, protagonizada por Michael Sheen (el periodista, que además en algo se parece a Carrión), y Frank Langella (Nixon, un poco más viejo que Correa). Carrión a lo mejor se lo planteó: “hay que entrar desarmándolo”, y por ello el golpecito en la mesa que molestó al Presidente. O habrá pensado, como Oriana Fallacci: “si le hago perder los estribos dirá lo que todo el mundo quiere oír y él prefiere callar”. O habrá pensado en la grandiosa oportunidad que significaba ese momento para irrumpir, nuevamente con fuerza, en las tablas de la comunicación de élite. O tal vez solo se dejó llevar por la adrenalina del momento…

Sea como haya sido, la entrevista causó gran expectativa, y aunque Carrión dejó caer el interés y la profundidad del diálogo paulatinamente, pues bombardeó con demasiados temas y ninguno lo profundizó suficientemente, no se puede negar que tuvo gran interés a nivel nacional. Sobre todo porque el Presidente decidió volver a un escenario hostil, al que había calificado como cloaca a la que nunca volvería…

¿Por qué lo hizo?

Una posibilidad es que inauguraba así el trabajo que hará en esta campaña: dar la cara para enfrentar a los adversarios, y dejar que Lenin Moreno hable por su lado, como queriendo distancia… La otra posibilidad es que simplemente debe arriesgar en escenarios y situaciones que antes no eran necesarios, pues ahora aparece en desventaja.

A esto último responden los ataques que ya ha comenzado a hacer la maquinaria propagandística del régimen contra Paco Moncayo. Hay preocupación, desesperación por recuperar espacios, o al menos por no seguirlos perdiendo.

Correa, como siempre, no aceptó ningún error. Por más que sepa que lo políticamente correcto es moderar su imagen fuerte y prepotente, mostrarse más conciliador, no lo puede evitar: desdeña a cualquier contradictor, frunce el ceño y se burla. La única diferencia es que Carrión no iba a sonreír y asentir, como el personaje ha estado acostumbrado; él le respondió, y de modo agresivo: “Entonces ella solo sabe de maquillaje”, le dijo reiteradamente, en relación al comentario sexista y machista realizado hace días por el mandatario acerca de la candidata socialcristiana. Correa enfureció…

El enorme endeudamiento externo del país no es un problema grave, desde la perspectiva del mandatario. Lo que el Estado pidió al Banco Central y está por alrededor de 4 000 millones de dólares es un bicoca, lo trató como si se tratara de 20 dólares, nada más. No podía ser exacto en las cifras, “ahora sí me tomaron la lección”, dijo, cuando el periodista le preguntó el monto total de la deuda con China y la preventa petrolera, por eso llevó a sus ministros, que inmediatamente hablaron, pero tampoco aclararon nada. El misterio continúa al respecto. En todo caso, lo que el Presidente sabe es que no hay problema, que la deuda es algo normal, que el Fondo Monetario Internacional lo dice.

También demostró el mandatario que enfrentará a la prensa con la información que sus aparatos de espionaje obtienen sobre todos los periodistas y actores políticos. Va a responder como lo hizo con Carrión: “usted tuiteó…” y entrará a la ofensiva, debatirá, no solo dará cátedra. Son momentos diferentes, Correa y su gobierno, debilitados, entran a la defensiva a la campaña, situación que no se debe desaprovechar, pues hacerlo sería desperdiciar la oportunidad de triunfar. 

0
0
0
s2smodern

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Portada

OPCION 342

Opción en tu e-mail

Sé parte de nuestra red, suscríbete al boletín electrónico para que recibas en tu e-mail las noticias al día.

Encuéntranos en Facebook

Síguenos en Twitter

Páginas amigas

ecuadorlibrered

kaos

inredh

cedhu 

 en marcha

conaie

tegantai

linea de fuego

 

opciontodos

Acerca de Nosotros

 

OPCIÓN es un periódico que circula a nivel nacional cada quince días. Se editó por primera vez el 21 de enero del 2001. Tiene una línea editorial que se identifica con los sectores populares y movimientos sociales del país, por eso es un medio de comunicación alternativo; alternativo a los intereses políticos, económicos, sociales y comerciales -hegemónicos capitalistas- que guían la acción de los mass media.

JSN Megazine template designed by JoomlaShine.com