Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

EDITORIAL 331

EDITORIAL

Cuando uno ve y escucha el discurso de ciertos personajes en el Ecuador, le da por pensar que la política ecuatoriana está de cabeza: la derecha parece obsesionada por parecer izquierda, la izquierda quiere parecer derecha; y el llamado centro hace lo suyo: nada en concreto...

Nos referimos a actores como Guillermo Lasso, quien además de haber realizado un enorme esfuerzo por confundir y halar hacia su lado a dirigentes de izquierda (oportunistas) como la ex coordinadora nacional de Pachakutik, Fanny Campos, o el ex dirigente sindical Fernando Villavicencio, ha robado un par de banderas muy claras a la izquierda: por ejemplo, aquella que habla del derecho de la juventud de acceder libremente a la universidad. Lasso incluso ha ofrecido desaparecer la Secretaría Nacional de Educación Superior, Ciencia Tecnología e Innovación (Senescyt). O aquella de convocar a una consulta popular para que sea el pueblo quien decida si las últimas enmiendas impuestas por Alianza País se quedan o son eliminadas. Ha dicho que la convocará en el primer día de su gobierno.

Lasso sabe que a quien debe atacar es a Rafael Correa, y que debe medir fuerzas con Jaime Nebot (con quien se disputa el mismo electorado), pero a la izquierda jamás la atacará, es más, trata siempre de hacer un discurso conciliador con ese sector. Un ejemplo es el coqueteo que ha intentado hacer con uno de los precandidatos presidenciales del Acuerdo Nacional por el Cambio (ANC), Enrique Ayala Mora, una de cuyas propuestas centrales Lasso dice no descartar: la convocatoria a una Asamblea Constituyente. También está la “invitación a conversar” que le hace a Salvador Quishpe y a la misma Lourdes Tibán, que hoy es la precandidata oficial de Pachakutik dentro del ANC.

¿A qué se debe este accionar del banquero candidato? No solo se debe a que quiere captar los votos de la franja de la izquierda y centroizquierda, sino a que el escenario que menos le conviene a él es el de una abierta confortación de clase, porque en ella aparecería como el pasado, aparecería en el mismo saco que Rafael Correa, es decir, como un representante más de los ricos.

Correa es muy similar a Lasso en ese aspecto, no le conviene que la disputa electoral se polarice entre su candidato (Moreno o Glas) y el candidato o candidata del ANC. El mejor rival para el actual mandatario siempre será Lasso. A él le puede ganar, con él vive su demagogia de supuesto revolucionario, por ello lo aúpa a través de dedicatorias como la consulta popular que se realizará el mismo día de las elecciones con el tema de los paraísos fiscales.

El otro personaje es Jaime Nebot. Para él solo existen Correa para atacarlo, y Lasso para intentar doblegarlo y adherirlo a su proyecto. Cinthia Vitery cumple el papel de establecer un nexo con el electorado de la izquierda y centro izquierda, que para Nebot son totalmente extraños, por eso su discurso es el de la mujer humilde, de origen popular, honesta y combativa, por ello ha hecho pública su admiración y amistad para con la dirigente indígena Lourdes Tibán. Precisamente por ese lado es que intentarían un acercamiento al movimiento indígena. Lo que necesita el Partido Social Cristiano-Madera de Guerrero es ganarle a Lasso, bajo el supuesto de que habrá segunda vuelta electoral, y que ésta será entre el candidato de Alianza País y uno de los candidatos de las dos derechas de oposición: Lasso y Nebot.

Desde sus cálculos, sustentados en resultados de encuestas realizadas a no más de 30% de ecuatorianos que supuestamente ya tienen una idea de por quién votar, lo que está en disputa, además de la segunda vuelta, es la Asamblea Nacional, y ya tejen estrategias para armar posibles mayorías, en función de reformar la Constitución y desandar el andamiaje correísta. Vitery propone, por ejemplo, llamar a una consulta apenas ganada la presidencia, para consultar al pueblo si la nueva Asamblea Nacional puede convertirse en Asamblea Constitucional y así realizar los cambios a la carta magna, que por su puesto se harían desde la perspectiva neoliberal, es decir, a recortar derechos y no a ampliarlos.

Este tipo de debate político a través de los medios intenta reeditar lo que ya ha ocurrido en las anteriores elecciones generales: preestablecer un escenario y unas opciones para que los electores no miren a la izquierda como una real opción de poder.

Lo único cierto es que el desgaste del correísmo es tal, que llegar a una primera vuelta se puede convertir, a estas alturas, en su máxima aspiración; dirigentes como Gabriela Rivadeneira ya se han mostrado resignados a no tener mayoría en la próxima  Asamblea. Lo que nadie puede aún asegurar es que Lasso y Vetery (o cualquier candidato de ese lado) estén ya disputando la segunda vuelta; corresponde a las organizaciones populares intensificar el debate con sus bases y en medio de la lucha social, para aclarar a los ecuatorianos las reales opciones de triunfo que tiene el Acuerdo Nacional por el Cambio, configurado como hasta ahora está: sin “ampliarse más allá del centro”, como equivocadamente creen algunos líderes dentro de este espacio unitario, y que parecen haber caído en la lógica cuantitativa que a la derecha le conviene, dejando de lado la esencia de la lucha política: la lucha entre el pasado oprobioso y un futuro para los trabajadores, pueblos y nacionalidades; la lucha entre quienes representan y defienden el capitalismo y quienes buscan destruirlo.

0
0
0
s2smodern

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Portada

O opcion

Opción en tu e-mail

Sé parte de nuestra red, suscríbete al boletín electrónico para que recibas en tu e-mail las noticias al día.

Encuéntranos en Facebook

Síguenos en Twitter

Páginas amigas

ecuadorlibrered

kaos

inredh

cedhu 

 en marcha

conaie

tegantai

linea de fuego

 

opciontodos

Acerca de Nosotros

 

OPCIÓN es un periódico que circula a nivel nacional cada quince días. Se editó por primera vez el 21 de enero del 2001. Tiene una línea editorial que se identifica con los sectores populares y movimientos sociales del país, por eso es un medio de comunicación alternativo; alternativo a los intereses políticos, económicos, sociales y comerciales -hegemónicos capitalistas- que guían la acción de los mass media.

JSN Megazine template designed by JoomlaShine.com