Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

EQUIPO

EDITORIAL 330

Muy graves sucesos ocurren en el Ecuador, mientras los medios masivos centran su atención en ciertos movimientos político-electorales de cara a los comicios del próximo año. Uno de aquellos es la pretendida eliminación de la Unión Nacional de Educadores (UNE), bajo leguleyadas a las que nadie con dos dedos de frente (políticamente hablando) da crédito.

Es tan grave este asunto, que los ecuatorianos podríamos estar asistiendo a la peor barbarie que se haya cometido contra el pensamiento emancipador. Porque la UNE es mucho más que un sindicato (el mayor que ha tenido el país), rebasa el simple interés de sus agremiados; representa mucho más que una organización que ha peleado por los derechos de los ecuatorianos, la UNE representa el criterio de libertad en la educación.

Pero no cualquier libertad, y eso es lo que hace diferente a la UNE. No es la libertad del dejar hacer-dejar pasar, de la filosofía liberal-burguesa, ni solo aquella libertad de elegir, que ha sido históricamente el sustento de la democracia capitalista, es la libertad de actuar, como sustrato de vida, porque como decía Sartre: “el hombre sin libertad vive, pero no existe”. La UNE ha luchado siempre, desde el punto de vista filosófico en la educación, por la emancipación humana, que, como decía Carlos Marx, “solo se realiza cuando el hombre reconoce y organiza sus propias fuerzas como fuerzas sociales”.

Por ello ha planteado su propuesta de “educación para la emancipación”, que implica una escuela nueva, resultado de una revolución social (para nada lo que ahora se denomina “revolución ciudadana”). Una educación basada en algunos fundamentos, políticos, sociológicos, pedagógicos y psicológicos,  que tienen como piedra angular una concepción científica el mundo. Por mencionar algunos de estos fundamentos: la UNE plantea una educación para la soberanía, que implica afirmar y desarrollar la independencia como país, que combata el colonialismo en términos académicos y culturales, que ahora es impuesto como política estatal; que recupere los logros científicos desarrollados por la humanidad a lo largo de la historia.  

“Fortalecimiento de la educación pública”, para garantizar el ingreso de todos y todas las ecuatorianas al sistema educativo, sin distinción de situación social, étnica y de género, que sea obligatoria y gratuita en todos los niveles. Una educación pública de calidad, que permita a los jóvenes el ejercicio de la libertad a optar por la carrera que les interese. Nada de esto coincide con la política actual, es más, es totalmente antagónico.

“Una política educativa sustentada en y que promueva los derechos humanos”, los valores democráticos. Y consecuente con este fundamento, la UNE realizó la denuncia ante la Organización de las Naciones Unidas al Estado ecuatoriano por el maltrato a los maestros y por llevar adelante un modelo educativo excluyente y elitista. Esta acción detonó la furia del régimen, que ahora busca ilegalizar al gremio, usando argumentos por demás deleznables.

La concepción de la educación para la emancipación va en el sentido de tener una escuela que trabaje por la democracia, la participación, la discusión y toma de decisiones, así como la rendición de cuentas por parte de los protagonistas del hecho educativo: maestros, educandos, padres de familia y autoridades, algo que para nada ocurre en la actual política educativa; todo se ha reducido a procesos burocráticos para mantener ocupados a los maestros y a los estudiantes, y procesos de persecución y castigo, procesos de disciplinamiento aplicados con prepotencia por funcionarios a todo nivel.

La educación para emancipación es una concepción que entiende la necesidad de una pedagogía con contenido social, en contraposición a las concepciones individualistas e intelectualistas que hoy rigen.

Todo eso está siendo atacado, no solo un sindicato, no solo una organización social más, sino el pensamiento emancipador. Pero la UNE, como decía Enrique Ayala Mora la semana pasada durante la convención de Unidad Popular, realizada en la casa de los maestros: “LA UNE sigue siendo el espacio donde se junta el pueblo, sigue siendo el espacio donde se organiza la lucha”.

0
0
0
s2smodern

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Portada

O opcion

Opción en tu e-mail

Sé parte de nuestra red, suscríbete al boletín electrónico para que recibas en tu e-mail las noticias al día.

Encuéntranos en Facebook

Síguenos en Twitter

Páginas amigas

ecuadorlibrered

kaos

inredh

cedhu 

 en marcha

conaie

tegantai

linea de fuego

 

opciontodos

Acerca de Nosotros

 

OPCIÓN es un periódico que circula a nivel nacional cada quince días. Se editó por primera vez el 21 de enero del 2001. Tiene una línea editorial que se identifica con los sectores populares y movimientos sociales del país, por eso es un medio de comunicación alternativo; alternativo a los intereses políticos, económicos, sociales y comerciales -hegemónicos capitalistas- que guían la acción de los mass media.

JSN Megazine template designed by JoomlaShine.com