Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

correa pacto etico

EDITORIAL

Editorial 329

En la cadena nacional, el Presidente ya no apareció con su clásica camisa bordada y sin cuello. Esta vez estuvo formal, como queriendo suavizar la imagen dura del “revolucionario” que está contra el capital. Claro, el mensaje que tenía que dar se iba a interpretar como una dedicatoria directa al banquero Guillermo Lasso, y aunque así lo fuera, no había que ser tan evidente. Quiso hablar de la “decencia”, de la “moral”, y no de la lucha de clases.

De este modo lanzó su carta destinada a retomar la iniciativa aparentemente perdida por el mandatario y su movimiento hace mucho tiempo. Salir de las cuerdas y ponerse a la ofensiva, en términos político-electorales. Eso es lo importante ahora, no pensar realmente en la decencia, sino en cómo convencer a los miles de ecuatorianos que regresen sus ojos al líder que han ido abandonando aceleradamente en estos tiempos.

La jugada, así como las que ha realizado en otras ocasiones, está muy bien pensada, después de todo, para eso ganan miles de dólares el sinfín de funcionarios verdelimón que hacen propaganda. La idea es que los electores se vean en la siguiente disyuntiva: “No puedo estar en desacuerdo con esa pregunta. Debo votar sí y, por tanto, no puedo sino estar de acuerdo con quien la plantea, entonces votar también por él”. O al menos: “No puedo estar de acuerdo y votar por quienes se oponen a alguien que plantea un pacto ético como ese. Significa que no son éticos”.

La consulta popular se convertiría así, en un salvavidas del correísmo para evitar responder a escándalos de corrupción cada vez más numerosos y evidentes. Porque, ¿cómo se podría creer que alguien que plantea un pacto ético, a través de una consulta popular como ésta (que además no tendrá costo) podría ser culpable de corrupción? La jugada es perfecta. Eso sin considerar que se le golpea a Lasso no solo en el aspecto político, sino también económico, pues tendrá que deshacerse de su banco (o el de su hijo, según afirma) que tiene en Panamá, y quién sabe de algunas otras empresas o capitales similares. Y en el caso de ganar la Presidencia, sería un elemento en política para tenerlo chantajeado o presionado.

Finalmente, Correa vuelve al libreto de otras ocasiones: buscar la polarización entre él y Lasso. El banquero siempre fue su mejor candidato, ya que eso le permite seguir con la demagogia del supuesto líder de izquierda que enfrenta a los pelucones. Es mejor golpear a uno de los responsables del feriado bancario que a candidatos que provengan de la izquierda y el centro izquierda, que no tienen esas cuentas que rendir, y que tampoco pueden ser ubicados como oligarquía. Más bien, de existir una polarización entre el candidato o candidata del Acuerdo Nacional por el Cambio con el candidato de País, lo que ocurriría es que Correa y su movimiento serían ubicados como la derecha, como el pasado.

Todas estas consideraciones están detrás de esta cortina de humo que anunció Correa la noche del 16 de julio. Pero lo que no podrán evitar el Presidente y sus estrategas del marketing político es que, de un día para otro, las causas de fondo que hacen que el apoyo al régimen haya caído tanto se desvanezcan: el desempleo creciente, la elevación del costo de la vida, la angustia de las familias de la Costa que esperan procesos reales, transparentes y profundos de reconstrucción luego del terremoto, la inseguridad y la falta de acceso a servicios eficientes y de calidad; la falta de acceso a la educación superior, a oportunidades en definitiva. No cambiará la esencia de un gobierno corrupto, que traicionó la esperanza que los ecuatorianos depositaron en lo que se llamó pomposamente “revolución ciudadana”, y que lo único que hizo fue lograr una década de ganancia para los mismos de siempre: los poderosos.

Claro que los ecuatorianos queremos una consulta popular. Pero no solo para evitar que los funcionarios de elección popular tengan dinero en paraísos fiscales, sino también para echar abajo ese paquete de reformas constitucionales impuestas por el oficialismo, y para las cuales se negaron rotundamente a consultar al pueblo. La consulta popular no puede ser un mecanismo que se adapte a las necesidades del movimiento político oficialista, sino un derecho de los ecuatorianos para pronunciarse sobre los aspectos más relevantes de la vida del país.

0
0
0
s2smodern

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Portada

O opcion

Opción en tu e-mail

Sé parte de nuestra red, suscríbete al boletín electrónico para que recibas en tu e-mail las noticias al día.

Encuéntranos en Facebook

Síguenos en Twitter

Páginas amigas

ecuadorlibrered

kaos

inredh

cedhu 

 en marcha

conaie

tegantai

linea de fuego

 

opciontodos

Acerca de Nosotros

 

OPCIÓN es un periódico que circula a nivel nacional cada quince días. Se editó por primera vez el 21 de enero del 2001. Tiene una línea editorial que se identifica con los sectores populares y movimientos sociales del país, por eso es un medio de comunicación alternativo; alternativo a los intereses políticos, económicos, sociales y comerciales -hegemónicos capitalistas- que guían la acción de los mass media.

JSN Megazine template designed by JoomlaShine.com