Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

DON QUIJOTE

Por: Doménica Morales

ESTUDIANTE DE NIVELACIÓN UTC

Alce la mano quien esté de acuerdo con lo que dijo este personaje. Tal vez alguno de ustedes piense: ¡justicia!, sin tomar en cuenta: locura y utopía, tal como lo hice yo al leer este pasaje de la obra de Cervantes.

¿Por qué hablo de “locura” y de “utopía”? Porque muchos estamos locos, y más aún los jóvenes, que estamos llenos de ideas, de cosas que pensamos y queremos hacer. Y hablo de utopía porque muchos soñamos con bajar la luna del cielo. Pero, el loco ha sido tachado de loco por sus ideas revolucionarias y por querer cambiar al mundo.

¿Qué somos nosotros sin sueños? Sin sueños no hay cambios, sin sueños somos solo máquinas de consumo, sin sentimientos.

Actualmente nuestro país vecino, Venezuela, se encuentra en crisis, diariamente jóvenes se enfrentan a la opresión y al abuso, arriesgando literalmente sus vidas para hacer que su voz sea escuchada. ¿Por qué tenemos que callar? Buddha dijo: la gente está hipnotizada, psicológicamente confundida, cegada y engañada por el uso de la propaganda.

Lo que es aplicado a un individuo puede aplicarse a una nación o Estado. Es decir, si el odio puede ser apaciguado por el amor y la bondad a escala individual, de seguro puede pasar lo mismo a escala nacional o internacional.  El mundo no tiene por qué ser tan dividido, los límites geográficos no limitaran nuestras mentes. Y en el transcurso de la historia distintas revoluciones se han llevado a cabo, en Europa, en Ecuador y en todo el mundo.

Las protestas de los estudiantes Franceses en 1968 fueron un eje fundamental de liberación juvenil. Y desde el manifiesto de Córdova los jóvenes de Latinoamérica han visto la necesidad de desarrollar y ejercer la política de la justicia y de la anti opresión. Se dijo no al reclutamiento militar obligatorio y a las guerras; sí a la paz y al buen uso de los terrenos.

Aquí en Latacunga, para los jóvenes de la UTC la realidad sería distinta si alrededor de 150 jóvenes no habrían arriesgado sus vidas en el paro de Cotopaxi hace unos años atrás, que arrancó del poder el derecho a tener educación superior. Probablemente sin sus sacrificios y sin el apoyo de la gente de la comunidad no habríamos podido tener una universidad y tendríamos en cambio una cárcel.

Gracias a muchos jóvenes revolucionarios de Guayaquil fue posible el libre ingreso a las universidades, derecho que ahora pugnamos por recuperarlo. La educación es laica, se ejerce la libertad de cátedra y contamos con el derecho de tacha. Existen también asociaciones de estudiantes dentro de las instituciones que velan por las necesidades de la comunidad educativa y sin ánimos de lucro, pues buscan menos discursos y más acciones.

Sin humanidad lo único que nos queda es la degradación, si no actuamos no podremos salir de este círculo vicioso y conseguir nuestra libertad. Los sueños nos hacen humanos, aunque aparentemente carezcan de relevancia; en este plano material, nuestros sueños trazan nuestras metas.

¿Por qué somos los jóvenes tan importantes para esta sociedad? No es solo una frase muy  escuchada cuando se dice que la juventud puede cambiar el mundo, es cierta. Somos tan importantes porque vivimos más de cerca esta realidad, y porque nos afecta más. Salimos a estudiar, a trabajar, algunos tenemos familias y nos lanzamos al mundo y nos damos cuenta de lo difícil que es vivir y de lo mal gobernado que está este mundo. Un líder no tiene por qué ser injusto para reclamar respeto, ésta realmente no es una cualidad necesaria.

Tal vez algunos compañeros piensen: ¡Ya está todo hecho! ¡Vamos de mal en peor! ¿Qué vamos a poder hacer nosotros? Pero por otro lado habrá jóvenes que querrán actuar para conseguir vivir en un mundo mejor, en paz y armonía. Pero ¿qué podemos en realidad hacer los jóvenes para cambiar al mundo? Para cambiar el mundo es necesario unirnos y organizarnos para actuar. La unión hace la fuerza.

Podemos ahora diferenciar entre metas reales y utópicas, el defender o desear defender nuestros derechos no es una causa utópica, es un deber, es algo que podemos debatir y reclamar.

Las palabras tienen poder, las palabras son poderosas, las palabras podrían ser tu poder, puedes cambiar tu vida, puedes cambiar una vida, puedes cambiar al mundo, inspirar a toda una nación, puedes hacer de este mundo un lugar fantástico. ¿No es esto lo que todos queremos? ¡Puedes levantarte y mirar al frente con la convicción de que puedes reconstruir este mundo!

…Si los perros ladran Sancho, es señal de que avanzamos.

 

 

0
0
0
s2smodern

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Portada

O opcion

Opción en tu e-mail

Sé parte de nuestra red, suscríbete al boletín electrónico para que recibas en tu e-mail las noticias al día.

Encuéntranos en Facebook

Síguenos en Twitter

Páginas amigas

ecuadorlibrered

kaos

inredh

cedhu 

 en marcha

conaie

tegantai

linea de fuego

 

opciontodos

Acerca de Nosotros

 

OPCIÓN es un periódico que circula a nivel nacional cada quince días. Se editó por primera vez el 21 de enero del 2001. Tiene una línea editorial que se identifica con los sectores populares y movimientos sociales del país, por eso es un medio de comunicación alternativo; alternativo a los intereses políticos, económicos, sociales y comerciales -hegemónicos capitalistas- que guían la acción de los mass media.

JSN Megazine template designed by JoomlaShine.com