Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

carlos luis ortiz

 

Por José Villarroel Yanchapaxi.

Carlos Luis Ortiz Moyano (1979), Comunicador Social por la Universidad Católica de Santiago de Guayaquil, magíster en Estudios de la Cultura con mención en Literatura Hispanoamericana, graduado en la Universidad

Andina Simón Bolívar. En el 2005 obtuvo la primera Mención de Honor en el Concurso Nacional de Poesía Jorge Enrique Adoum, con el libro “Zigzag del Solitario”. En el 2008, con el texto titulado: “Un lugar sin estaciones”, es reconocido en el concurso el Verso Digital en Andalucía, España. En el 2009 obtuvo el Premio Nacional de Poesía Ileana Espinel con el libro “El niño alucinado”, y publicó“Lírica para Vagabundos” por la Casa de la Cultura, núcleo de Chimborazo. En el 2011 con el libro “Almacén” alcanza la Primera Mención de Honor en el Concurso Nacional de Poesía César Dávila Andrade, por la Universidad de Cuenca. En el 2012 se le otorga el segundo lugar en el Concurso Nacional Premio Pichincha de Poesía con el libro “Biografía del Espejismo”. Su poesía ha sido incluida en la antología: “Bandada: Novísima poesía ecuatoriana”, publicada por la Campaña de Lectura Eugenio Espejo, así como en selecciones de poetas dentro y fuera del país. Actualmente es docente universitario en la UDLA.

 

1.-Tú has vivido entre Alausí, Guayaquil y Quito. ¿Cómo han influenciado en tu poesía estos continuos traslados?

 Mi vida ha transcurrido en tres lugares, que para mí son definitivos para comprender mi propio imaginario. Guayaquil es mi ciudad de siempre, estoy en ella todo el tiempo, nunca me he ido, me llega su olor y su bulla por todas partes, tengo la manía de memorizarlo todo, los ruidos, los colores, el espíritu de un día. Vivir en Guayaquil es vivir en el último puerto del Caribe, es el calor, la música, la soltura de su gente. Considero que es una ciudad donde se vive a veces a la fuerza, donde el calor desespera pero nos hace sentir vivos. Además es una ciudad que tiene un río que carga historia, que es donde nos purificamos con solo verlo. Guayaquil desde lejos más que una ciudad es un estado anímico.

 

Alausí es el lugar de escape, de las interminables vacaciones invernales de la Costa, una utopía real entre las montañas, en donde aprendí a amar las cosas simples y a valorar mi pasado familiar lleno de personajes, de fábulas, misterio y música siempre. A comprender que los amigos en un pueblo pasan de ser amigos a ser hermanos y que los años solo sirven para madurar la amistad. Alausí es el almacén de mis abuelos, ahora, almacén de todos porque todos tenemos un espacio en la memoria para que siga presente. Es la línea del tren y toda esa mixtura de Sierra y Costa. Quito es la ciudad en la que vivo, una ciudad que tiene la capacidad, a veces, de despojarme de todo, de vaciarme las emociones, es cuando voy al centro y me quedo sentado en algún lugar para revivirme. Todos los lugares por donde transito tienen siempre una carga literaria y todo lo reinvento.

 

Mi poesía está hecha de fragmentos y en ellos se asienta no solo la experiencia sino las sensaciones que me producen los cambios vertiginosos de los lugares por los que he pasado, puede ser Guayaquil, Quito, Alausí, Buenos Aires, la poesía es una sola, que sobrepasa las estadías y los lugares, es más trascendental que un lugar de residencia. Tiene que ver con el espíritu libre más que todo.

 

2.-Hablemos de tu último libro de poesía “Memoria y vértigo”

  Es un libro que lo escribí entre Guayaquil, Quito, la playa y la selva, esta última que me ayudó a descubrir, mediante sus misterios, todo lo que puedo descartar de mi espíritu para elegir ser feliz. Es un libro fuerte, que no solamente me interpela a mí sino al sentido irregular con el que percibimos el tiempo y al tiempo ilusorio que es en sí la literatura. Lo escribí en un año, ya no recuerdo muy bien, pero luego fue siguiendo el curso de Mnemosine, cantar a lo que es real y ambiguo al mismo tiempo y lo que permanece intacto en ese lugar de lo intangible,la diosa de la memoria hace de la eternidad una categoría mucho más alcanzable.

 

3.-¿Crees que aún hay espacio para tu libro y la poesía en el Ecuador?

 Se han abierto puertas, me han pedido en librerías, me interesa que se lo lea, que genere discusión, que se preste para el diálogo, que los jóvenes estudiantes de literatura lo discutan, que no se quede en un anaquel empolvándose.

 

4.-Ayudan las políticas culturales  del gobierno  actual?

 Los gobiernos arbitrarios siempre silenciarán los sucesos de la cultura, o a la inteligencia encaminada a una equidad y libertad de pensamiento.

 

5.-Finalmente ¿a qué le seguirás escribiendo?

 Tengo un libro que se gesta de a poco, no hay un tema en concreto porque la poesía se enlaza a veces a lo cotidiano y por ende a lo imprevisto, sin embargo lo que escribo siempre será una secuencia de mis necesidades, demonios  y demás habitantes de mi universo particular.

0
0
0
s2smodern

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Portada

O opcion

Opción en tu e-mail

Sé parte de nuestra red, suscríbete al boletín electrónico para que recibas en tu e-mail las noticias al día.

Encuéntranos en Facebook

Síguenos en Twitter

Páginas amigas

ecuadorlibrered

kaos

inredh

cedhu 

 en marcha

conaie

tegantai

linea de fuego

 

opciontodos

Acerca de Nosotros

 

OPCIÓN es un periódico que circula a nivel nacional cada quince días. Se editó por primera vez el 21 de enero del 2001. Tiene una línea editorial que se identifica con los sectores populares y movimientos sociales del país, por eso es un medio de comunicación alternativo; alternativo a los intereses políticos, económicos, sociales y comerciales -hegemónicos capitalistas- que guían la acción de los mass media.

JSN Megazine template designed by JoomlaShine.com