Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

orbita geo

Marcial Torres

Doce es menos que doscientos, así de simple y todo el mundo lo sabe. Si reduzco mi territorio marítimo de 200 millas a 12, es por demás obvio que he perdido 188 millas de territorio; cualquier argumento que pretenda justificar que con 12 millas se ha ganado más territorio marítimo, no va más allá de un juego de palabras que tiende a justificar lo injustificable; no está por demás señalar que sólo sobre el territorio se ejerce soberanía; esto es, la capacidad que tienen los Estados o los países sobre todo aquello que se puede hacer, no hacer, dejar de hacer o decidir en última instancia y en cualquier momento, sobre ese territorio.

 

Cuando el Correismo aprobó y suscribió el Convenio de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar, CONVEMAR, pese a las advertencias de los compañeros de la izquierda revolucionaria y otros sectores, firmó la traición a la patria entregando 188 millas de mar territorial a las potencias imperiales y dar margen a la ocurrencia de hechos como los suscitado con los más de 300 pesqueros chinos, de los cuales solo se capturó uno, el que se puso por demás evidente al navegar pescando y destruyendo la flora y la fauna en el mar interior de las Galápagos.

Pero la traición es mucho más más grande y va más allá del mar territorial, el artículo 4 de la Constitución, referido a los Principios Fundamentales, dispone soberanamente que: “El estado ecuatoriano ejercerá derechos sobre los segmentos correspondientes de la órbita sincrónica geoestacionaria, los espacios marítimos y la Antártida”; de pronto, cabe la pregunta  ¿y qué es la órbita sincrónica geoestacionaria?

Si una persona mira una esfera terrestre o como lo llaman también globo terráqueo podrá mirar la línea ecuatorial y, haciendo un pequeño ejercicio de imaginación, puede colocar esa misma línea ecuatorial en el espacio y claro mientras más alto la llevamos será cada vez mucho más grande y si la ponemos a 35.787 kilómetros de altura será muchísimo más grande que la que está en la tierra; pero, ¿por qué esa altura?, a esa altura la atracción de la tierra se vuelve cero  y los objetos que estén allí no irán ni hacia arriba ni bajarán esa línea ecuatorial puesta a esa altura en el espacio, se llama órbita sincrónica geoestacionaria.

                           orbita geoestacionaria

Si el Ecuador, de acuerdo a la Convención de Santiago de Abril de 1952, tenía un mar territorial de 200 millas, quiere decir que sus segmentos de órbita sincrónica geoestacionaria eran: los que corresponden a la anchura de su territorio continental más los correspondientes a las 200 millas de mar territorial medidas desde las puntas más salientes de sus costas y más las 200 millas que correspondían a las Islas Galápagos; esto es nuestros segmentos de órbita sincrónica en el espacio eran inmensos.

Vino entonces la barbarie correista y con toda su prepotencia más los medios públicos de comunicación en sus manos y dijo no a las 200 millas por que 12 es más que 200 y, pese al clamor y advertencia de la izquierda revolucionaria, consumó la TRAICIÓN A LA PATRIA CON LA SUSCRIPCIÓN DE LA CONVEMAR; con ello nuestro mar territorial se redujo a 12 millas y nuestros segmentos de órbita también fueron reducidos en la  misma proporción.

En el mundo actual con el desarrollo de la tecnología y las comunicaciones, la reducción de los segmentos de órbita sincrónica geoestacionaria constituye un grave crimen de lesa patria y de alta traición.


El desarrollo de las comunicaciones y la tecnología permiten poner un satélite en la línea ecuatorial del espacio (órbita geoestacionaria), como lo dicho a 35.787 kilómetros de altura, entonces ese satélite permanecerá como que no se mueve y girará igual que la tierra pero a muchísima más velocidad puesto que la línea ecuatorial en espacio es mucho más grande; entonces, ese satélite podrá recibir y emitir señales, es por ello que podemos ver televisión, hablar por un teléfono celular, mantener las comunicaciones entre aviones y barcos, dirigir operaciones a control remoto, etc., evidentemente que antes también se lo hacía pero con procesos lentos, con estaciones rastreadoras, una tecnología incipiente y altos costos.

La telefonía móvil y la televisión (sin contar con las radiocomunicaciones marítimas y aéreas) son utilizadas en todos los países del mundo de los aproximadamente 8 mil millones de habitantes del planeta  muchísimos están en el momento en que leemos esto ocupados en su teléfono celular, en su computador o mirando televisión pero por todas estas actividades pagamos un precio y se lo logra a través de los satélites que están en la órbita geoestacionaria y esta órbita puede llegar a congestionarse y con ello las comunicaciones se entrecruzarían y habrían interferencias que no facilitarían para nada las actividades de un planeta globalizado; por ello, se mide y distribuye los espacios de órbita geoestacionaria.

En el mundo, la órbita sincrónica geoestacionaria solo atraviesa por 10 países, entre ellos Ecuador, en otras palabras el 70% de la órbita se encuentra en el más y el 30% en tierra; de ahí que resulta sumamente importante nuestro mar territorial puesto que las empresas mundiales de comunicaciones se disputan los segmentos de órbita; más aún, que los satélites no duran toda la vida y se destruyen formando la basura espacial.

La empresas multinacionales de comunicación se disputan segmentos de órbita sincrónica geoestacionaria porque ganan miles de millones de dólares por las comunicaciones; por ejemplo, en la última pelea de box por un campeonato mundial que duró aproximadamente una 1 hora se pagó a un boxeador 350 millones de dólares y al otro 100 más la publicidad, el montaje, árbitros en fin, talvez exagerando se gastó 800 millones; sin embargo, según los medios de comunicación se obtuvo una utilidad de 1.000 millones, ¡increíble! Esa utilidad en una hora de satélite. Imaginemos cuanto ganarán por la trasmisión del mundial de fútbol y otros eventos; en síntesis hablamos de una utilidad de decenas de miles de millones de dólares en un año.

Esa increíble utilidad, tiene que ver con la traición a la patria del correismo cuando entregó nuestro mar y nuestra órbita. Los traidores utilizaron, como siempre, toda su bullanga publicitaria y anunciaron que a la empresa de comunicación celular CLARO se le había cobrado 140 millones de dólares por permitirle sus antenas y el espectro comunicacional del Ecuador cantidad, claro para nosotros inmensa, pero que frente a la descomunal utilidad de las empresas multinacionales de comunicación y dueñas de los satélites geoestacionarios, resulta ínfima, irrisoria.

Corresponde entonces al Gobierno y a los gobiernos de turno en general hacer valer nuestra soberanía, denunciar la CONVEMAR y volver a las 200 millas de mar territorial y, además, financiar el Presupuesto General del Estado obligando a la empresas dueña de satélites geoestacionario que ocupan nuestro segmento de órbita al pago de valores concordantes no solo con sus utilidades sino con el espacio ocupado y a la obligación de transferir tecnología de punta en favor de las entidades científicas ecuatorianas sobre esta materia.

Ahí está la plata para financiar al país, sin corrupción y sin ovejunos, entendidos estos últimos no en la definición del diccionario sino, en los términos de Lope de Vega y su Fuenteovejuna, esto es, sin encubridores ni encubrimientos de ninguna especie.

 

0
0
0
s2smodern

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Portada

O opcion

Opción en tu e-mail

Sé parte de nuestra red, suscríbete al boletín electrónico para que recibas en tu e-mail las noticias al día.

Encuéntranos en Facebook

Síguenos en Twitter

Páginas amigas

ecuadorlibrered

kaos

inredh

cedhu 

 en marcha

conaie

tegantai

linea de fuego

 

opciontodos

Acerca de Nosotros

 

OPCIÓN es un periódico que circula a nivel nacional cada quince días. Se editó por primera vez el 21 de enero del 2001. Tiene una línea editorial que se identifica con los sectores populares y movimientos sociales del país, por eso es un medio de comunicación alternativo; alternativo a los intereses políticos, económicos, sociales y comerciales -hegemónicos capitalistas- que guían la acción de los mass media.

JSN Megazine template designed by JoomlaShine.com