Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

soya

OPCIÓN 316:   Oswaldo Báez Tobar

Los organismos genéticamente modificados, OGMs o transgénicos, son portadores de material genético procedente de otras especies por transferencia realizada mediante técnicas de ingeniería genética, lo que implica sustitución de los genes de unas especies de plantas

, animales, hongos y bacterias por otros, con diversos propósitos. Frente a esta realidad provocada artificialmente caben varias preguntas: ¿Cómo influyen el o los nuevos genes en el funcionamiento de una planta, animal u otro organismo? ¿Qué implicaciones ecológicas tiene el cultivo, transformación y comercialización de variedades transgénicas? ¿Qué efectos tienen en el ser humano los alimentos elaborados con productos obtenidos de organismos transgénicos? Estas y otras interrogantes exigen respuesta. Lo ocurrido en Argentina es aleccionador.

Breve reseña de la introducción de soya transgénica

En 1996, la firma norteamericana Monsanto introdujo en Argentina la forma transgénica de soya denominada Roundup Ready, RR, cuya propiedad es ser resistente al herbicida glifosato que se vende con el nombre de Roundup. La Monsanto es la segunda empresa productora de semillas más grande del mundo y la tercera empresa agroquímica mundial; controla cerca del 90% del mercado de semillas transgénicas en los Estados Unidos, país en el cual los agricultores utilizan sus semillas de maíz, algodón y soya en casi la mitad de sus cultivos. (1)

Argentina fue elegida por la empresa transnacional para experimentar en forma extensiva la soya transgénica RR; para ello, deliberadamente no patentó sus semillas, con lo cual se favoreció la circulación libre de la semilla en todo el país, a la vez que Monsanto vendía el herbicida a un tercio del precio usual de venta en otros países. Estos y otros factores contribuyeron a la extensión de las superficies de soya. En pocos años se tuvo un crecimiento excepcional, lo que determinó un cambio de perfil en la agricultura argentina. La soya pasó a ser el primer cultivo del país del sur, con 15.2 millones de hectáreas, es decir más de la mitad de las tierras cultivables. Se habló de la llegada de un nuevo “oro verde”, similar a la fiebre del algodón y de la caña de azúcar. (2)

Después de más de 10 años de cultivo de la soya transgénica en Argentina se han hecho evidentes diversos efectos: ampliación de la frontera agrícola a expensas de los bosques y vegetación nativos, concentración de la propiedad de la tierra, afectación en la salud de los agricultores por la exposición al glifosfato o Roundup, erosión del suelo, injerencia de la empresa transnacional en la economía y en la política.

La soya transgénica representa el 90% de los cultivos en Argentina, lo que se conoció como la sojización de la agricultura del país. Este crecimiento exponencial del cultivo y procesamiento de la soya devino de la inserción del gen resistente al glifosato en los genomas de una gama de variedades locales de soya creadas a través del fito-mejoramiento por los agricultores argentinos. Pero fue determinante el hecho de que el transgen RR resistente al glifosato,pasó a ser de dominio público en Argentina, es decir, pudo ser utilizado por las empresas semilleras para desarrollar sus propias variedades con este gen, sin contar con el permiso o efectuar el pago de una compensación a la empresa Monsanto.

La estrategia de la empresa transnacional, según la prensa argentina, fue dejar deliberadamente el transgen RR en dominio público al no presentar una solicitud de protección en tiempo útil, con lo cual se favoreció la libre disponibilidad de las semillas transgénicas y su difusión, así como la venta del herbicida. De esa manera se benefició de la venta de semillas y del herbicida Roundup, pero también con la difusión de la soya transgénica a todo el Cono Sur. Así, Argentina fue la puerta de entrada para la región por la apertura a las inversiones extranjeras y por la permeabilidad a la aceptación de variedades transgénicas rechazadas en otras partes del mundo.

La estrategia aplicada por la transnacional en Argentina ha funcionado por más de 10 años, con importantes beneficios derivados del posicionamiento en uno de los países de mayor producción de soya en el mundo, la participación en la venta de semillas y del glifosato, y las regalías de las empresas semilleras argentinas, aún en ausencia de patente. Pero además la transnacional exigió a los agricultores el pago de 15 dólares por tonelada, valor que ellos consideran exorbitante. Catástrofe ecológica y económica. (3) Los efectos sociales de la política económica de los últimos gobiernos ya se están expresando en la protesta del pueblo argentino.

Una respuesta  social ejemplar

La situación creada por la implantación de la soya transgénica en Argentina ha generado un grave problema socioambiental y de salud pública, que ha culminado con una fuerte reacción de la población civil organizada, como la de las Madres de Ituzaingó, en Malvinas Argentinas, provincia de Córdova, que recuerda la formidable lucha de las Madres de la Plaza de Mayo por encontrar a los hijos y nietos desaparecidos por la dictadura militar. (Ver: “Genes e identidad biológica humana”, periódico Opción, septiembre 2011.)
En el ámbito internacional son conocidas las acciones heroicas de las Madres de Ituzaingó, por su lucha contra los cultivos de soya transgénica y la aplicación del glifosato, que causó enfermedad y muerte a los pobladores afectados. Una de las acciones colectivas fue la ocupación del predio donde Monsanto pretendía construir una de las plantas semilleras más grandes del mundo.

Sofía Gatica, representante de la organización popular Madres de Ituzaingó, ha denunciado las nefastas consecuencias del modelo de extracción basado en producción de transgénicos y la dispersión de potentes venenos sobre los seres humanos y el ambiente; así como la inacción de las autoridades ante las denuncias y el atentado a los derechos humanos al haber autorizado establecer la indicada planta por la empresa Monsanto sin cumplirse los trámites ni consultar a los ciudadanos de Malvinas Argentinas, como dispone la ley, y su hipocresía al negar que los transgénicos y agrotóxicos de Monsanto contaminan el ambiente. (4)

Sofía relató las acciones desplegadas por Madres de Ituzaingó en su visita al Ecuador. Expresó categóricamente: “La industria de los transgénicos es una industria de la muerte; los transgénicos enferman y matan. Nadie puede refutar la malignidad de estos productos, luego de conocer testimonios directos de muertes, abortos y enfermedades sufridas por seres humanos afectados por el glifosato”. (Sofía Gatica es ganadora del último premio Goldman”. http://www.grain.org/es).

La Universidad Nacional de Río Cuarto anota que a partir de la entrada y aplicación del paquete tecnológico aumentó significativamente la superficie sembrada de soya transgénica de 2.220.000 hectáreas en 1981 a 18. 000.000 de hectáreas en el 2008, lo que implicó destinar el 51% de la superficie agrícola argentina al monocultivo de soya, con todas las consecuencias económicas, ambientales y culturales. La creciente expansión de los monocultivos transgénicos, especialmente de soya RR, ha sustituido la producción tradicional de los cinturones verdes que rodean a los pueblos: montes frutales, criaderos de animales pequeños y chacras de pequeños agricultores.

Además, expresan en forma elocuente: “Madres del Barrio Ituzaingó: con su ejemplo seguimos caminando”. Con su ejemplo nace el rechazo al modelo agropecuario actual y la esperanza de dar mayor espacio a alternativas sustentables.

El juicio planteado ante los Tribunales de Justicia de Argentina marcó un precedente histórico en este país y América Latina porque quedan enfrentados los derechos a vivir en un ambiente sano y saludable para las familias del Barrio Ituzaingó con la codicia desenfrenada del modelo de agricultura industrial tóxica impuesto por el poder económico.

Varios científicos han desentrañado los mecanismos íntimos por los que el glifosato produce cáncer y malformaciones congénitas, lo cual ha sido constatado por testigos y afectados y por profesores universitarios. (5) Esta historia reciente de la hermana República Argentina no debería ser ignorada.

Referencias
(1) Consumers International y Tribuna Ecuatoriana de Consumidores y Usuarios. Dossier: Consumidores y Transgénicos. 15-03-2000.
(2) El caballo de Troya transgénico. LE MONDE Diplomatique, Buenos Aires, 03-2006.
(3) Monsanto vs. Argentina. En LE MONDE Diplomatique, 03-2006.
(4) www.salvalaselva.org 01/11/2014
(5) www.unrc.edu.ar/unrc/oc.sal/docs/ 01/11/2014

 

0
0
0
s2smodern

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Portada

OPCION 342

Opción en tu e-mail

Sé parte de nuestra red, suscríbete al boletín electrónico para que recibas en tu e-mail las noticias al día.

Encuéntranos en Facebook

Síguenos en Twitter

Páginas amigas

ecuadorlibrered

kaos

inredh

cedhu 

 en marcha

conaie

tegantai

linea de fuego

 

opciontodos

Acerca de Nosotros

 

OPCIÓN es un periódico que circula a nivel nacional cada quince días. Se editó por primera vez el 21 de enero del 2001. Tiene una línea editorial que se identifica con los sectores populares y movimientos sociales del país, por eso es un medio de comunicación alternativo; alternativo a los intereses políticos, económicos, sociales y comerciales -hegemónicos capitalistas- que guían la acción de los mass media.

JSN Megazine template designed by JoomlaShine.com